Luego de que este medio publicó las razones por las cuales la Aerovía no despega como transporte masivo y constató los problemas que tienen los usuarios, como los largos recorridos de los alimentadores en Durán y la falta de conexión con la Metrovía en Guayaquil, el exgerente de la ATM Andrés Roche dice que el consorcio Poma-Sofratesa, que opera el teleférico sobre el río Guayas, debe ser multado.

Roche, que laboró cinco años en la Agencia de Tránsito y Movilidad de Guayaquil, hasta julio del 2020, y que estuvo al tanto de la ejecución del proyecto de la Aerovía, inaugurado seis meses después de su salida, expone dos razones para multar al operador: “Su sistema de boletería es realmente vergonzoso” y “por no promocionar su servicio” a los usuarios.

Para él, “jamás habrá un sistema multimodal de transporte si el Municipio no crea una política de boletería única y obliga a todos (los operadores) a dejar de lado los intereses de sus proveedores”. Y recuerda: “Hasta que me fui de la ATM nadie quería ceder”.

El exfuncionario —que ahora colabora con el Municipio de Durán en materia de tránsito— dice que la operadora internacional debe ser obligada a mejorar la venta de boletos y que junto con el departamento de comunicación de la ATM “deberían estar ayudando a promocionar el sistema y difundir, sobre todo, sus rutas alimentadoras para llegar a la Aerovía” en Durán.

Publicidad

Los usuarios se quejan porque, una vez en Guayaquil, deben pagar otro pasaje para usar la Metrovía y así dirigirse al norte o al sur de la ciudad, ya que la Aerovía solo sirve para cruzar el río y desembarcar en el centro.

“La ruta no es correcta, la Aerovía debe crecer y seguir conectando más puntos en Guayaquil para que tenga repercusión a largo plazo”, dice el usuario Freddy Lazo. “Y en Durán también..., no se conecta con otros sectores como El Recreo o Durán norte”, complementa Jacinto Acosta.

La Aerovía traslada a 10.000 pasajeros al día en promedio. Los buses de Durán, antes de la pandemia, movían a 120.000 personas a Guayaquil, según datos de la ATM y la EMOT, respectivamente. Foto: Marco Carrasco

Otra usuaria, Sofía Rodríguez, dice que “la única forma de que funcione es que de verdad sea un ahorro para el pueblo; deberían implementar un alimentador que lleve rápido a las personas que viven en Durán hacia esa estación”. Mientras, Noemí Abril sugiere: “Hagan conexión de la Aerovía entre las ciudadelas de Durán y verán cómo se llena; a mí no me conviene un trayecto de El Recreo desviarme a la Abel Gilbert (donde está la estación) para ir a Guayaquil. Ese tiempo lo invierto directamente en el bus”.

Este Diario constató en un reportaje reciente que desde El Recreo (uno de los sitios con mayor población en Durán), sumando el recorrido del alimentador y de la Aerovía, toma una hora llegar al centro de Guayaquil; pero en el bus intercantonal se llega en media hora y pagando solo la mitad ($ 0,35) de lo que cuesta el pasaje de la Aerovía, que muchas veces no integra el valor del alimentador por falta de tarjetas o porque los lectores de estas, en los buses, no funcionan, lo que incrementa el costo del viaje hasta en un dólar. “Con $ 0,25 o $ 0,50 más ya mejor pago el taxirruta y me voy incluso más rápido que el bus”, dice Juan Fajardo.

Los buses urbanos de Durán (azul con blanco) que salen de El Recreo tardan 45 minutos en llegar a la Aerovía. Los que van a Guayaquil (amarillos) llegan en 30 minutos. Foto: Marco Carrasco

De acuerdo con Camilo Ruiz, administrador del proyecto Aerovía de la ATM, no es viable poner más estaciones del teleférico en Durán, donde, según el estudio de factibilidad, “es más eficiente movilizarse en carro”.

Aquel estudio, dice Ruiz, determinó la ruta en función de que existe una demanda activa de Durán que llega al centro de Guayaquil. Pero fue realizado antes de la pandemia, “con otras condiciones de empleo, poder adquisitivo, movilidad, entre otros factores que impactan en la demanda de usuarios”.

Publicidad

Por eso, y dado que el contrato de alianza estratégica determina que el riesgo de la operación incluye el flujo de pasajeros, el operador está evaluando realizar un estudio de gerenciamiento de demanda en la presente época de pandemia que permita optimizar el sistema en materia comercial y que contemple conceptualmente al menos lo siguiente:

  • Una evaluación operacional del sistema central, sistema de buses alimentadores en Durán y sistemas de recaudo.
  • Una evaluación de la demanda existente desde el punto de vista de viajes interzonales, viajes intermodales, trasbordos, frecuencias, capacidad de pago y encuestas sobre origen-destino.

Pero sí hay planes de integración del transporte público en Guayaquil, asegura Ruiz. “Nos dirigimos hacia la transportación multimodal, se está trabajando para lograrlo. Ahora que la Metrovía formará parte de la ATM podremos encaminarnos de manera más eficiente y rápida hacia el uso de una tarjeta única y luego hacia una sola tarifa”.

Aún no hay fecha para esa integración, mientras tanto, la Aerovía está llevando apenas a 10.000 usuarios diarios en promedio, ayudado por una mejor demanda los fines de semana.

Roche considera que, como todo sistema, la Aerovía debe irse adaptando, ajustando y mejorando. Pero para ayudar a que eso ocurra, “los alimentadores deben ser revisados para que cumplan mejores tiempos, con menor recorrido y para eso debe estar el departamento de Transporte Público estudiando la demanda de origen y destino”.

Y él recuerda que, según el convenio firmado entre el operador y los transportistas que alimentan el sistema, “sí se pueden exigir los cambios de rutas en la ciudad de Durán”. (I)