Cuatro jóvenes avanzaban en sus bicicletas por la avenida Delta sin problemas. Cuando tomaron la calle que lleva al centro comercial San Marino su recorrido se truncó. Una de las ciclistas fue embestida por uno de los dos buses de transportación pública que disputaban los pasajeros del sector.

"¡Para! ¡Para!", gritaron los amigos de la joven que cayó a la calzada y con algunos hematomas en las piernas y brazos. Varias partes de la bicicleta estaban dobladas. El conductor del bus no paró. Uno de los ciclistas emprendió la persecución del colectivo que no pudo escapar porque otros vehículos habían parado por la luz roja del semáforo.

Alan Arrieta, uno de los jóvenes de ese episodio, aún tiene frescas las imágenes de ese hecho en la cabeza, que se registró hace unos años y que no tuvo un desenlace fatal como el arrollamiento de Julio Cornejo por un bus de la línea 118, en junio pasado; o, la muerte de Santiago Jaramillo, en la avenida Samborondón, en agosto anterior.

"Nosotros como ciclistas tenemos que salir a la buena de Dios para que un carro no nos atropelle mientras practicamos nuestro deporte", dice Arrieta, abogado de 30 años, quien practica el ciclismo de alta intensidad al movilizarse por extensas rutas.

Publicidad

Con el objetivo de incentivar el uso de la bicicleta en Guayaquil, como medio de transporte sustentable, el Municipio porteño y su empresa pública de tránsito preparan la Ciclorruta 1, que tendrá una extensión de unos 40 kilómetros, que conectará al este con el oeste.

"Nosotros tenemos claro que la bicicleta hoy es importante, es un mecanismo complementario al bus, al vehículo particular. Nuestro objetivo es salvar vidas, que las vías de Guayaquil sean seguras", indica Vicente Taiano, gerente general de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM).

Removemos la pintura de las calles por donde pasará la nueva ciclorruta para su trazado, demarcación y posterior habilitación. ¡Trabajamos para una movilidad alternativa en Guayaquil! #GuayaquilNoPara pic.twitter.com/Rudkl5Mezy

La Ciclorruta 1 consta de dos fases y estará lista aproximadamente en julio, asegura el funcionario.

  • Fase 1: avenida Barcelona-José María Velasco Ibarra-calle Ismael Pérez-calle 10 de Agosto-calle Chimborazo-calle Junín-avenida Simón Bolívar.
  • Fase 2: avenida del Bombero-avenida Rodríguez Bonín-sector La Ferroviaria-calle Aguirre-calle Hurtado-avenida Machala.

"(En la fase 1) ahí ya hay una implementación de obra civil al 100%. Rampas, jardineras, parterre central, está debidamente terminada y en los siguientes 60 días ellos (el Municipio) estaría iniciando con una parte de la señalización. (En la fase 2) nosotros tenemos un proceso que va a volver a ser subido al portal (de Compras Públicas) que esperamos firmarlo hasta la primera semana de febrero, que sería el complemento, la fase 2, en cuanto a señalética horizontal y vertical", detalla Taiano.

¡La movilidad en Guayaquil se reinventa! ----‍♂️

Según los registros del Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop), dicho proceso de "implementación y señalización vial de la ciclovía ruta 1 y mejoramiento de la accesibilidad para peatones en varios sectores de la ciudad de Guayaquil" está en la fase de preguntas y respuestas, hasta la mañana de este 10 de febrero.

Esta es la segunda vez que la entidad municipal contratante eleva el proceso contractual al sistema de Compras Públicas, cuyo presupuesto asciende a $ 962.000. En el primer intento, se declaró desierto el concurso porque los oferentes no cumplieron con los requisitos mínimos, según los registros.

Publicidad

Expectativas de ciclistas

Además del factor seguridad, al ciclista Alan Arrieta le preocupa que la ciclovía garantice un fluido ininterrumpido a los usuarios de pedal, para que la obra sea funcional. Él se muestra escéptico.

"Tenemos que hacer una ciclovía bien hecha, que conecte a la ciudad de Guayaquil, porque no solamente existimos ciclistas que hacemos ejercicio, hay personas que usan la bicicleta para el trabajo, para ir a dejar a sus hijos, para hacer entregas, somos una comunidad creciente", comenta.

Reconocimiento de sectores donde estará ubicada la ciclovía. Foto tomada de la cuenta de Twitter del Municipio de Guayaquil.

Este corredor vial será fluido y segregado, es decir, el ciclista tendrá su carril exclusivo con protecciones (bolardos, postes) para que circule en ambos sentidos, salvo en tramos puntuales como en la calle 10 de Agosto, afirma Taiano, quien destaca que receptaron las recomendaciones de agrupaciones de ciclistas que participaron en la Mesa de Movilidad Urbano Sostenible.

Alberto Hidalgo, vocero de Masa Crítica Guayaquil, confirma que presentaron observaciones relacionadas con la circulación continua de la ciclovía y la segregación.

"Generalmente siempre son los carros mal parqueados o parqueados en doble fila; y, cuando la calle no tiene una segregación o se permite una velocidad excesiva, el rebasamiento de los ciclistas es lo que más nos genera peligro; cuando te rebasan en intersección, eso ha ocasionado muchos siniestros viales", indica el activista, quien añade que el mal estado de las vías también es un riesgo latente para los ciclistas.

El 20 de octubre pasado un funcionario municipal atropelló con un carro del cabildo a un hombre que se movilizaba en una bicicleta, en el cruce de las calles Eloy Alfaro y Letamendi, centro-sur de Guayaquil. Según un comunicado municipal, la alcaldesa Cynthia Viteri dispuso que el conductor del carro fuera separado de la institución. En cambio, la Fiscalía abrió un proceso investigativo.

De acuerdo con proyecciones del cabildo, aproximadamente 15.000 personas usan la bicicleta como medio de transporte. Esta práctica aumentó con la necesidad de movilización en los meses más duros de la pandemia por COVID-19.

Vicente Taiano, directivo de la ATM, dice que se intensificarán los controles para que los conductores de automotores respeten las obras del corredor exclusivo y la circulación de los ciclistas. Agrega que en esa vía habrá semáforos y botoneras para solicitar el paso.

En ese sentido, el integrante de Masa Crítica Guayaquil espera que las adecuaciones tecnológicas sean las correctas para garantizar la seguridad de los usuarios, sobre todo, en puntos críticos como intersecciones.

Más allá de la creación de corredores exclusivos, Deniss Valdospino, quien ha recorrido Guayaquil en bicicleta los últimos seis años, opina que la circulación por las calles de la ciudad será segura cuando se implemente un programa masivo de educación vial.

"Es una zona exclusiva porque en teoría es una zona segura donde no entra un vehículo motorizado. Es que no van a poder habilitar ciclovías en toda la ciudad para ponernos en resguardo a nosotros. Son distintos puntos en los que se puede establecer una vía exclusiva, pero no por eso el ciclista tiene que estar montado todo el tiempo en una ciclovía. Hay que educar por completo a la gente, cambiarle la mentalidad sobre quienes van sentado en una bici", dice Valdospino, de 27 años.

Ciclistas también reconocen que hay personas que usan ese medio de transporte sin respetar las normas básicas de tránsito. Algo en lo que también se debe trabajar.

El cabildo porteño planea implementar unos 50 kilómetros de ciclorrutas por año; así también estudia los detalles de un programa de bicicleta pública, indica Taiano. (I)