Un aumento sostenido de la tasa de mortalidad es evidente en Guayaquil. La ciudad pasó de tener 3,5 a 7,7 fallecidos por día a causa de complicaciones por COVID-19 en las últimas tres semanas, según la estadística que lleva la Mesa Técnica de Salud del Municipio.

El médico epidemiólogo Carlos Farhat, coordinador de Salud del Municipio de Guayaquil, explicó que este aumento en la mortalidad, la suma de número de casos e incremento de la hospitalización marcan una gravedad ante el comportamiento de la epidemia.

Por ese motivo a nivel médico se preparan diversos planes de contingencia y se ha solicitado a todos los centros que reporten la ocupación de camas y atenciones para tener claras las cifras en la urbe.

Indicó que otras medidas también se aplican en diversas clínicas y hospitales. Una por ejemplo es dar una alta temprana a los pacientes que ya estén restablecidos y puedan, sin inconvenientes, recuperarse en sus hogares.

Publicidad

“Esto solo está bajo criterio médico, ellos pueden evaluar cuándo el paciente pueda recibir una alta temprana, eso quiere decir que puede pasar el resto de la convalecencia en su hogar con los cuidados de su familia. También hoy nos reuniremos para saber cómo están de abastecimiento entre insumos y medicación los hospitales y centros médicos”, explicó el especialista. Expresó que otro de los protocolos es ampliar las camas en el hospital Bicentenario.

El doctor Carlos Salvador, director de Salud del Municipio, explicó que hay 75 camas y que desde hoy se habilitarán 40 más, este hospital tiene capacidad para 300 camas si la emergencia así lo requiere. Manifestó que el Bicentenario tiene todos los insumos para atender y hospitalizar a pacientes COVID-19 en situación leve y moderada; sin embargo, casos crónicos que requieran ventilación mecánica, ellos la proporcionan con diez ventiladores disponibles, pero no tienen la unidad para que allí permanezcan por lo que deben ir en derivación urgente.

Personal de salud no descartó que se pueda volver a abrir un espacio en el Centro de Convenciones si es que hay necesidad urgente de nuevas camas para pacientes.

El internista Alberto Campodónico explicó que en diciembre la tasa de mortalidad en UCI era del 50 % en hospitales públicos y 30 % en hospitales privados; sin embargo, esto se ha ido incrementando porque muchos pacientes están llegando con neumonías del 80 % al 90 %.

“Los festejos tuvieron distraídos a muchos pacientes, algunos se aguantaron los síntomas y luego acudieron a atención médica cuando ya no podían respirar. Hay que buscar atención temprana. No puede tratar una neumonía en casa porque usted no sabe si ahora está en 30 % y puede subir a los 60 % y se complica, no se desea llegar a una tasa de mortalidad del 80 % como lo hubo en marzo y abril pasado en la crisis sanitaria”, explicó.

Indicó que desde el pasado 15 de diciembre se empezaron a reportar más contagiados de COVID-19, muchos en casos de infecciones familiares por reuniones anticipadas.

La alcaldesa Cynthia Viteri comentó que ante el eminente aumento de casos que se prevé en los próximos 20 días, se dispuso colocar diversas carpas en puntos claves de la urbe para evitar que se abarroten los centros médicos.

“Hemos dispuesto que haya atención médica para quienes llegan a Guayaquil de otros cantones incluso. A más de eso, todos nuestros hospitales ya están dotados de oxígeno y demás insumos para atender a estos pacientes que se prevén”, explicó la alcaldesa.

Manifestó que otro plan que se desarrolla es la dotación de ivermectina como desparasitante y como repelente del COVID-19. También atención médica con las brigadas y se volverá con la entrega de kits de alimentos a sectores populares para evitar que estos días salgan a esparcir o contagiarse del virus. Pidió evitar salidas. (I)