Muñecas, pelotas, caramelos y peluches reciben decenas de niños que desde la mañana hasta el anochecer se ubican a un costado de la carretera Guayaquil-Portoviejo, entre Pedro Carbo, en Guayas, y Cascol, en la provincia de Manabí.

Personas caritativas estacionan sus carros para obsequiar a los infantes que se paran agitando trapos en la orilla de la carretera, en sectores como Estero de Piedra, La Cadena, Guanábano, entre otros.

La gente que va en carros se estaciona para obsequiar cosas a los menores. Ese ha sido un escenario que se ha replicado durante estos días.

Roxana Tumbaco, mamá de tres niños, sale de su casa todos los días con la alegría de que autos se parqueen y entreguen juguetes a sus pequeños.

Publicidad

Ella explica que sus hijos salen solo en esta época navideña, y los otros días comunes se quedan en casa y se dedican a estudiar virtualmente en la escuela.

Más adelante de la vía, cinco hermanos caminan mientras alzan su manos a los autos para que les regalen muñecos de diferentes superhéroes o ropa para vestir. En sus rostros se dibuja un gesto de ternura.

Los juguetes son repartidos por la mamá, que le da a cada uno de sus hijos dos juguetes, para que haya igualdad y no peleen, cuenta ella.

Hay niñas, niños y adolescentes que están en el costado de las calles, con sus brazos alzados para significar que necesitan juguetes.

Con sus doce nietos, que no dejaban de sonreír, este domingo 27 Rosa Malavé estuvo en la carretera. Señala que sus nietos salen de sus casas en busca de regalos que les concede la gente en la carretera. No lo hacen por costumbre, sino por Navidad.

En la vía Estero de Piedra hay alrededor de 20 casas y casi todas son de familias.

Publicidad

Varios niños se colocan con sus padres en los costados de vía con la expectativa y esperanza de que los autos se estacionen y les regalen agasajos por Navidad. Foto: José Beltrán / EL UNIVERSO.

A 2 kilómetros se encuentra la parroquia El Guanábano, con pequeñas casas de cañas y maderas. Diferentes familias parten con sus hijos, nietos y primos a las calles con la expectativa de acumular muñecos.

Carlos, de once años, dice estar muy alegre por la acción solidaria de las personas al obsequiar regalos, ya que en esta pandemia su papá y mamá perdieron sus empleos y no tienen cómo ofrecerle regalos.

En junio pasado se registró un 33,01 % de pobreza a nivel nacional (urbano y rural), que mide el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

En la vía se estaciona un carro que lleva varios regalos en sus asientos y en la cajuela. Varios niños se reúnen para recibir sus agasajos.

Héctor Tobar, dueño del auto, se propuso realizar esta acción de solidaridad junto con su esposa y cuñada para personas de escasos recursos.

Los habitantes de los sectores desconocen de la campaña navideña del Gobierno Misión Navidad sin Mendicidad, que tiene como objetivo sensibilizar a los ciudadanos sobre los riesgos de dar dinero en la calle y prevenir que personas vulnerables como niñas, niños o adolescentes caigan en esta práctica.

En diciembre las personas suelen repartir alimentos o ropa en un intento de ayudar a estas personas de escasos recursos, pero eso solo acentúa el problema y hace que esas familias sigan en las calles.

Los niños se levantan a las 8:00 y retornan a las 17:00 ansiosos por recibir los juguetes. Salen de sus casas junto con sus abuelos y padres. (I)

Acciones para atender el problema

El Gobierno impulsa una campaña llamada Misión Navidad sin mendicidad, que busca generar un proceso permanente de coordinación, articulación, participación y corresponsabilidad del Estado, la comunidad y la familia para prevenir que niñas, niños, adolescentes, personas adultas mayores y personas con discapacidad se encuentren inmersos en la problemática que se incrementa a finales de año.

Se realizan donaciones que se entregarán a las familias de sectores y comunidades de cantones priorizados, considerados como zonas expulsoras de la mendicidad.

Brindan protección, atención médica de emergencia y derivación a los servicios especializados de atención que requiere cada persona identificada en el territorio.

Según el gobierno, se priorizará 28 cantones, de 19 distritos, considerados como zonas expulsoras y receptora de mendicidad, trabajo infantil y movilidad humana, para implementar la estrategia "Misión Navidad sin mendicidad".

Este año, el MIES mantiene 28 convenios de cooperación para atender a 2.240 niñas, niños, adolescentes, persona adultas mayores, personas con discapacidad y sus familias en situación de mendicidad. Firmó 101 convenios para atender 11.530 niños, niñas y adolescentes en trabajo infantil.

La estrategia implica que varias instituciones y funciones del Estado den una atención integral a las familias o personas que estén involucradas en mendicidad, trabajo infantil y movilidad humana.

Al mismo tiempo, la intención del régimen es informar y educar a la ciudadanía sobre esta problemática.

Para combatir esta problemática, el Gobierno impulsa la donación de alimentos no perecibles e invita a la ciudadanía a sumarse a esta iniciativa realizando sus donaciones de ropa, víveres, artíulos necesarios para las personas a través de la página web www.misionnavidad.com. (I)