"Cuatro millones de personas vivimos solo por la cuenca del río Daule, sin contar por la parte del Babahoyo y de Guayas, casi un cuarto de la población del Ecuador. Y es hora de prestarle más atención a esta situación", dice Giovanni Ginatta sobre la importancia de dragar los ríos y de mantener medidas de protección para evitar los sedimentos que se forman y que incluso se convierten en islote como El Palmar, que ahora se busca volver a dragar sus alrededores.

El Palmar está justo en la zona en que confluyen el río Daule y el Babahoyo y donde nace el río Guayas.

Ginatta es el secretario técnico del Fondo de Agua de Guayaquil para la Conservación de la Cuenca del Río Daule (Fondagua), ente que ejecuta ya planes para preservar los cuerpos de agua de los que se capta el líquido para el consumo humano.

"La única fuente de agua que alimenta a Guayaquil es el río Daule. No es el río Guayas, no es el río Babahoyo. Si nosotros tuviéramos problemas de calidad o de cantidad de agua en el río Daule afectaría a la ciudad de Guayaquil y a otros 27 cantones que se alimentan solamente de ese cuerpo hídrico. (El agua se emplea) uno, para el consumo humano. Dos, el consumo agrícola. Tres, el consumo industrial. Cuatro, una serie de otros usos como la pesca y otros puntos vinculados al cuerpo hídrico", sostiene.

Publicidad

Por ello, afirma, es vital actuar cuanto antes en proyectos integrales, que incluyen los dragados. La Prefectura del Guayas llamará este 26 a una nueva licitación internacional para dragar de 700 hectáreas de los alrededores del islote El Palmar.

Ayer, en una primera entrega de este tema, expertos consideraron también que se necesitan soluciones definitivas.

Esto último para evitar inundaciones, que afectan incluso las ciudades como Samborondón, Guayaquil, Durán y Daule; problemas en la captación de agua y otros, asociados a la sedimentación.

José Luis Santos, exgerente de Emapag (Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guayaquil) y quien preside actualmente Fondagua, cuenta que en el 2015 cuando estaba en Emapag llevaron adelante un estudio con una consultora española para hacer un modelo hidrológico, hidrodinámico, que estudie la situación y necesidad del dragado por la presencia del islote El Palmar. Los resultados fueron luego dados a las autoridades provinciales para su consideración.

Publicidad

"La cuenca del río Guayas está formada por los ríos Daule, Vinces y Babahoyo. El Vinces entrega al Babahoyo antes y por eso frente a Guayaquil, en La Puntilla, confluyen el Daule y el Babahoyo, que forman el río Guayas. Es más bien un régimen de estuario porque tiene influencia de la marea. La marea entra casi que hasta el sitio de La Toma en donde se abastece la ciudad de Guayaquil para el agua potable", resalta Santos.

Y agrega: "Los que entregan el agua fluvial al mar, al Océano Pacífico, son el Daule y el Babahoyo. La cuenca del río Guayas tiene una superficie de 34.500 kilómetros cuadrados y se asienta ahí aproximadamente el 13% del territorio nacional. Esta cuenca entrega al Océano Pacífico 30.000 millones de metros cúbicos en promedio al año. De los cuales, 12.000 millones vienen por la cuenca del río Daule y 18.000 millones vienen por el Babahoyo y Vinces. Eso es importante porque la cuenca del Daule es el 40% del total en la cuenca del Guayas, que es la principal vertiente del Pacífico en Sudamérica".

El Fondo de Agua de Guayaquil para la Conservación de la Cuenca del Río Daule (Fondagua) es uno de los cinco fondos que se han constituido en Ecuador. Es un mecanismo financiero que se formó para desarrollar acciones de conservación en cuencas hidrográficas como la del Daule. (I)