Uno de los personajes que han sobresalido en la historia del Guayaquil independiente es Leopoldo Izquieta Pérez, quien aportó a la comunidad desde el campo médico y con su participación en cargos públicos.

Nació el 15 de noviembre de 1879 en la urbe porteña. Sus padres fueron Bernardo Izquieta y Fernández, quien se desempeñaba como jefe de aduanas de Guayaquil, y Rosario Pérez Antepara. Apenas un año después del nacimiento de Leopoldo, su padre murió.

Estudió en el colegio Tomás Martínez y cursó la secundaria en San Vicente del Guayas (actual Vicente Rocafuerte). Se recibió como bachiller el 27 de agosto de 1897. Un año antes había perdido la vivienda en la que habitaba junto con su madre en el gran incendio que soportó la urbe porteña.

En 1888 ingresó a la Facultad de Medicina. Izquieta Pérez obtuvo el título de doctor el 8 de diciembre de 1905. Pero dos años antes ya había sido designado como presidente de la Junta Patriótica de Guayaquil.

Publicidad

Para 1907 fue elegido como miembro del Concejo Municipal de Guayaquil, cargo que también ocupó otras tres ocasiones: en 1914, 1927 y 1937.

Durante el conflicto armado con Perú, en 1910, Izquieta viajó a la provincia de El Oro para laborar como médico de campaña, enviado por la Cruz Roja, refirió el fallecido historiador Efrén Avilés Pino en reseñas.

Se desempeñó como vicepresidente de la Sociedad Protectora de la Infancia, que regenta el hospital León Becerra, casa asistencial en la que aportó con sus conocimientos en forma gratuita para beneficio de niños que se atendían allí.

Leopoldo Izquieta Pérez fue un destacado médico y político guayaquileño. Foto: Archivo.

Izquieta fue elegido presidente del Concejo Cantonal de Guayaquil en el año 1929.

Dos años después resultó elegido diputado por Guayas, participando en los comicios por el partido Liberal Radical. En el ejercicio de su cargo planteó y aprobó, junto con otros legisladores, la descalificación del candidato presidencial Neptalí Bonifaz, ganador de las elecciones.

Publicidad

En el gobierno de Juan de Dios Martínez Mera aceptó el cargo de ministro de Educación, que desempeñó hasta el año 1933, en que renunció.

En 1938 y durante su cuarta etapa en el Concejo Cantonal de Guayaquil, Izquieta impulsó la creación de un instituto nacional de higiene, cuya finalidad sería la de controlar los productos médicos y de laboratorios en el Ecuador.

El 17 de agosto de ese año se gestó su creación. Meses después, el entonces presidente Aurelio Mosquera le ofreció el cargo de ministro de Educación, que Izquieta aceptó.

Pero en 1939 retornó a Guayaquil para comenzar la edificación del Instituto Nacional de Higiene. En 1941 se promulgó la Ley de Creación de esa entidad, que tendría fines científicos, sanitarios, educacionales y comerciales.

Izquieta fue declarado como Mejor Ciudadano por parte del Municipio de Guayaquil en 1947. Para esa época, el partido Liberal Radical lo había nombrado como Jefe Supremo.

Izquieta murió en su ciudad natal el 5 de abril de 1948, cuando tenía 68 años.

Instituto de Higiene

El 25 de septiembre de 1941 se inauguró el Instituto Nacional de Higiene, cuyo gestor principal fue Leopoldo Izquieta Pérez. Años después, la entidad recibiría esa denominación.

En el Inspi hoy se analizan las pruebas para detectar el coronavirus COVID-19. Foto: Cortesía.

Esta institución se dedicó a la investigación médica y científica para enfrentar los males que aquejaban a los ecuatorianos. En más de 70 años de funcionamiento esta entidad médica impulsó la producción de biológicos e inmunizantes.

Uno de sus mayores logros fue la elaboración del suero hiperinmune y antirrábico.

El 2 de enero de 2008, el Instituto recibió el premio Príncipe de Asturias de la Sociedad Internacional de Bioética de España por la investigación Alimentos antioxidantes, fundamentos de una política sanitaria.

Meses después, en ese centro porteño se desarrolló la vacuna pentavalente para niños de 2, 4 y 6 meses.

En el 2012, bajo el régimen de Rafael Correa se dispuso la división de este organismo en dos centros: el Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi), que ha laborado en los últimos meses frente a la pandemia de COVID-19; y la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa).

Casa patrimonial

La casa donde vivió Leopoldo Izquieta Pérez es uno de los inmuebles patrimoniales en la urbe porteña. Está ubicada en P. Ycaza y Córdova, en el centro.

Esta vivienda fue diseñada por el arquitecto italiano Francesco Maccaferri, con influencias del art nouveau, como muchas edificaciones de Guayaquil a inicios del siglo XX.

Esta casa está asentada sobre columnas en formas de arco con ornamentaciones circulares. Además conserva su diseño original. (I)