Luego de la bendición de la obra por parte de monseñor Luis Gerardo Cabrera, arzobispo de Guayaquil, los alcaldes de Daule, Wilson Cañizares, y de Guayaquil, Cynthia Viteri, inauguraron este lunes el puente que une a los dos cantones, que apunta a dejar atrás los atascos que afrontan los residentes de las urbanizaciones de La Aurora.

Acompañados de sus antecesores, los exalcaldes Pedro Salazar y Jaime Nebot, las autoridades cortaron la cinta en medio de la euforia de invitados, que luego tomaron asiento para seguir los discursos de los funcionarios.

El 3 de septiembre del 2018, Salazar y Nebot firmaron el contrato adjudicado al consorcio Puente Daule - Guayaquil, a un costo de $ 59 millones y con una proyección de término de obra a enero del 2020.

Con un prórroga concedida y retraso por efecto de la pandemia del COVID-19, el puente de 540 metros de longitud fue entregado este lunes, a un costo final de $ 62 millones.

En el acto, Nebot intervino para referirse a las discrepancias con el régimen anterior respecto a las competencias para construir puente. Criticó el centralismo como obstáculo para el desarrollo de los pueblos.

El alcalde Cañizares habló de la extensión del circuito a la T de Daule, en la zona de las urbanizaciones de la via a Salitre, con la próxima apertura de la carretera Vial 1, de 2,6 kilómetros de extensión, que se inicia en el redondel de la Mariposa, en Villa Club.

La alcaldesa Viteri habló de la posterior contratación de ocho obras viales para mejorar la movilidad incluso en la obra del puente, que incluyen ciclovías, expuso.

Luego del desmonte de la tarima, el viaducto se abrió pasadas las 13:20. Allí Cañizares realizó otro corte de cinta e inmediatamente circuló en caravana en dirección Daule- Guayaquil.

A su vez, otra fila de vehículos pasó desde Guayaquil hacia la zona de la urbanización La Joya. (I)