Francisco de Ycaza Bustamante fue uno de los médicos más destacados del siglo pasado. Fue uno de los principales gestores de la pediatría en el país.

Nació en Guayaquil en 1872. Realizó sus estudios secundarios en el colegio San Vicente del Guayas, hoy Vicente Rocafuerte. Se graduó como médico en la Universidad de Guayaquil en 1897. Luego, Ycaza viajó a Europa, donde se especializó en pediatría.

Una vez que retornó a Guayaquil, se desempeñó en diversas ramas medicinales como la ginecología, psiquiatría, toxicología, pero se enfocó en la atención a niños y niñas.

Publicidad

En su carrera, Ycaza prestó sus servicios en el hospital Alejandro Mann y perteneció a instituciones como la Sociedad Médico-Quirúrgico del Guayas y la Sociedad Filantrópica del Guayas. Además fue presidente honorario de la Sociedad Ecuatoriana de Pediatría.

Se desempeñó como catedrático en la Universidad de Guayaquil, donde se formó.

Francisco de Ycaza Bustamante fue un destacado médico guayaquileño. Foto: Archivo.

Publicidad

Francisco de Ycaza Bustamante fue secretario del Concejo de Guayaquil. Asimismo, fue elegido diputado y senador por la provincia del Guayas.

Por su valioso aporte en el campo médico, el Gobierno lo condecoró en varias ocasiones. En 1943 fue declarado Mejor Ciudadano de Guayaquil, y el Congreso Nacional lo declaró Hijo Benemérito del Ecuador.

Publicidad

El ilustre médico guayaquileño murió en julio de 1963.

Hospital del sur

Un hospital público para niños lleva la denominación del destacado galeno. El sanatorio está ubicado en avenida Quito y Gómez Rendón, sur porteño.

A pesar de que esta casa de salud empezó a operar en enero de 1981 únicamente con el área de Consulta Externa, cuatro años después se amplió con la sala de Hospitalización.

Publicidad

La creación de esta casa asistencial se remonta a 1951. El médico Rosendo Arosemena Elizalde expuso, en una reunión en el Club de Leones, la necesidad de que se construya un hospital para la atención de niños de escasos recursos.

Motivado por esto, Alberto Enríquez Navarro creó el Comité Pro-Construcción del moderno Hospital del Niño del Club de Leones de Guayaquil.

Francisco de Ycaza Bustamante fue designado presidente de honor de esta iniciativa.

Este comité desarrolló gestiones para la elaboración de la maqueta y los planes. Para ello, acudió a entes internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud.

En 1960, el médico Elio Estévez Bejarano fue elegido presidente del Club de Leones y pasó este proyecto a la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

Un año después, esta entidad entregó un terreno equivalente a dos manzanas, en las actuales avenida Quito, Gómez Rendón, Calicuchima, Maldonado, Pedro Moncayo, en el sur.

El Congreso Nacional, en conocimiento de este proyecto, impulsó un impuesto a las bebidas gaseosas que se elaboraban en la provincia del Guayas, destinado con este fin.

El acto simbólico de colocación de la primera piedra para este hospital se desarrolló el 12 de octubre de ese año. En el evento estuvieron presentes el entonces presidente del Concejo de Guayaquil, Carlos Luis Plaza Dañín; el presidente del Club de Leones, Cléber Cifuentes, y el presidente de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, José de Rubira Ramos.

Varias especialidades operan en esta casa asistencial, inaugurada en el año 1982. Foto: Archivo.

El 11 de enero de 1982 se inauguró el área de Consulta Externa de este hospital por parte del presidente de la República, Osvaldo Hurtado.

El primer director de este espacio médico fue el doctor Luis Sarrazín Dávila.

La extensión de este hospital, con nuevas áreas, se entregó el 10 de octubre de 1985.

Ya operativos todos sus departamentos y especialidades, el Hospital del Niño Francisco de Ycaza Bustamante atendió a cientos de menores no solo de Guayaquil, sino de diversas provincias del Ecuador.

Desde su creación, el hospital Francisco de Ycaza Bustamante atiende de forma gratuita a los niños y jóvenes ecuatorianos hasta que cumplen 18 años. En el sitio se desarrollan diferentes programas para el tratamiento de menores que sufren de enfermedades catastróficas.

El edificio posee cinco pisos. Sobre la calle Pedro Moncayo se recibe a los pacientes que ingresan de emergencia, mientras que por avenida Quito se atiende en Consulta Externa. (I)