Publicidad

8744 sepultados más que el promedio, en 40 días en Guayaquil

Registro Civil inscribió 9101 defunciones en abril, en Guayas. Cifras de fallecidos detallan una baja en dos semanas, pero dan cuenta de la magnitud del virus.

Las sepulturas siguen en los cementerios de la ciudad, como en Jardines de Esperanza. Estos recintos han establecido reglas y no permiten el acceso masivo de deudos. Foto: redaccion

La pandemia del coronavirus llegó a Guayaquil, apenas dos meses después de su aparecimiento en China, en diciembre de 2019. Su llegada fue silenciosa, entre abrazos en el aeropuerto, entre besos y fiestas de aquellos que volvían de vacacionar o entre los emigrantes que venían a lo mismo, de Europa o EE. UU.

Un mes después de su arribo, la capacidad de contagio del virus se hizo sentir. En marzo 16, el Gobierno decretó una emergencia sanitaria, una para laboral, toque de queda. Pero ya la bomba mortal se volvió una pesadilla y estallaba. A partir del 20 de marzo, el COVID-19 saturaba hospitales públicos y privados, acababa masivamente con la vida de los abuelos, padres, hermanos, hijos; con ricos y pobres. Dejaba huérfanos, viudos, viudas.

Desnudó la falta de protocolos y el Gobierno y el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) fueron incapaces de al menos levantar los cadáveres y, peor, establecer cifras. Así, desde fines de marzo, Guayaquil se volvía en foco de la pandemia en Latinoamérica.

Los cadáveres, entre los últimos días de marzo e inicios de abril, aparecían botados en las aceras, en los portales de las casas. No había quién cumpla el proceso legal del levantamiento.

Publicidad

La bomba fue tan contundente o la capacidad de respuesta fue tan débil, que, al cerrar el mes de abril, Ecuador aún no presenta unas cifras oficiales concretas sobre el número de víctimas. Pero los datos ya empezaron a configurarse desde mediados de abril y a esta fecha ya se puede concluir que la pandemia deja alrededor de 9000 muertos solo en Guayaquil, adicionales al promedio de estos meses.

Son fallecidos directamente por el COVID-19 o por enfermedades relacionadas u otras desatendidas.

Con cierre al 30 de abril de 2020, el COE solo reconoce 956 muertos por coronavirus en Guayaquil, 407 comprobados con pruebas y 549 por sospecha del virus. Guayas tiene 1314 fallecidos, 514 comprobados y 800 sospechosos. El total nacional cerró abril con 2353 muertos, 900 comprobados y 1453 con probable COVID-19.

Aquella cifra nacional apenas bordea el 20 % de los datos que ya surgen para Guayaquil y Guayas. A falta de cifras, la alcaldesa de Guayaquil pidió en abril a los cuatro grupos de cementerios de la ciudad que entreguen al cabildo los datos de sepultados en esta época.

Y el matemático Juan José Illingworth tabuló la información que hoy se la difunde, con actualización diaria, en la web www.federalismo.net con el título Muertes por encima de “lo normal” en Guayaquil.

Los datos corresponden a los sepultados en los cementerios de la Junta de Beneficencia de Guayaquil; Jardines de Esperanza; tres del Municipio y tres de Parques de la Paz, incluida la sede de La Aurora, parroquia de Daule a donde acuden también los guayaquileños.

Publicidad

En estos, entre el 21 de marzo y el 30 de abril se han sepultado 8908 cadáveres. Luego de restar el promedio de inhumaciones de enero y febrero de este año, así como el del 2019, el informe concluye que hubo 7365 sepultados, “por encima de lo normal”.

A ellos se deben sumar los 1379 cadáveres recogidos de calles y casas y sepultados por la Fuerza de Tarea liderada por Jorge Wated, designado por el Gobierno (133 de estos aún sin reconocer e inhumar).

Así, el total de fallecidos en Guayaquil a causa de coronavirus o por otras enfermedades alcanza la cifra de 8744 en 40 días. A estos debería sumarse un número no establecido de cuerpos llevados a cantones vecinos o a otras provincias.

Hay más cifras concluyentes. A mediados de abril, el Gobierno empezó a hacer públicas las cifras de inscripción de defunciones en todo el país. Lo hizo primero por provincias y en el caso de Guayas detalla que solo en abril, se inscribieron 9101 defunciones; en marzo, con la pandemia que afectó desde mediados de mes, se dieron 4.236 inscripciones.

En cambio, sin pandemia, enero tuvo 1943 y febrero 1679. Total, en cuatro meses del 2019, en Guayas se dieron 16 954 registros de muertes. Si se promedia 1800 por mes, suman 7200, dejando un saldo “por encima de lo normal”, de 9759 muertes inscritas en el Registro Civil.

La entidad también ya desde el 16 de abril sube en su web cifras diarias de fallecidos en Guayaquil y Guayas. Constan 1937 y 2398, respectivamente, entre el 16 y 30 de ese mes. Se concluye entonces que Guayaquil tiene el 80 % de inscripciones mortuorias de Guayas.

Otra conclusión, si restamos el 20 % de las 9759 muertes registradas “por encima de lo normal” en Guayas, en Guayaquil se registraron 7809 muertes en la época de coronavirus.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, comparó lo que ha pasado en la ciudad con el lanzamiento de la bomba atómica en Hiroshima, en Japón (1945) y reclama por la falta de cifras concretas. El viernes, refiriéndose a ese y otros reclamos, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, admitió que hubo fallas pero que ya las están corrigiendo.

“No pretendemos decir que ese es el total de fallecidos ni tampoco el total de contagiados... Se está usando como dato complementario la información del Registro Civil... Nos permite saber también el nivel del subregistro de la pandemia... Es una decisión que se tomó en Ecuador desde hace ya un mes precisamente con el propósito de que comprendamos que estos datos que ya son graves, todavía no nos están diciendo todo lo que tenemos que saber sobre la pandemia. Ahora, ¿los datos del Registro Civil nos dicen todo sobre coronavirus? Tampoco. Porque en esos datos podríamos tener otros fenómenos, podríamos tener la coincidencia de otras enfermedades”, dijo.

Ya las cifras hablan, desnudan una realidad. Están a la baja en las últimas dos semanas, pero hay que esperar que no haya un rebrote. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Lo último

El mantenimiento y la concesión de vías

No hay que olvidar que si las vías son mantenidas el comercio, transporte, moverán la economía.

Publicidad