Empresarios, vendedores informales, personas que vivían solas, dirigentes deportivos, músicos, periodistas, comerciantes, funcionarios públicos, profesionales en diversas ramas, choferes y más fallecen en estas semanas de crisis sanitaria.

Se van de un momento a otro, dejando su legado de trabajo en su comunidad, en el ámbito público o privado.

Desde el pasado martes 7 de abril, este Diario publica semblanzas de parte de las víctimas de esta pandemia o que han muerto por otras enfermedades.

Teresa Buitrón, bibliotecaria

Publicidad

Como la eterna bibliotecaria del colegio San José La Salle fue destacada la señora Teresa Buitrón de Miño, fallecida este mes.

Ella luego de trabajar en La Inmaculada ingresó a este plantel, en 1974, por pedido del hermano Eusebio Arraya. “Es la bibliotecaria más celosa de sus textos que he conocido. Cuánto amor por los libros, por el silencio propio de una biblioteca”, recordó Christian Pérez, exalumno.

Asimismo, Luis Carló, otro exalumno, recordó el paso de Teresita y auguró que su disciplina y orden queden en la memoria de los lasallanos.

Omar Salvatierra, operador en estación radial

A Omar Salvatierra se lo recordó como un servidor con alta estima y siempre irradiando alegría en sus actividades en radio local I99.

Él se encargaba del manejo de los controles de ese medio de comunicación que lamentó el sensible fallecimiento la mañana del viernes 17.

Publicidad

“Un ser maravilloso como trabajador y como amigo, sus ocurrencias y amplia sonrisa faltarán en la cabina en donde cada mañana nos encontrábamos”, escribió Henry Avelino, su colega.

En redes sociales de la estación radial, compañeros y varios entrevistados recordaron el legado de Omarcito, como le decían sus seres queridos.

William Zambrano Chipre, bombero

El suboficial William Fernando Zambrano Chipre, de 25 años, dejó de existir el jueves 16 de abril. El dolor por su repentina desaparición embarga a su familia, en especial a su madre, Consuelo Chipre Villafuerte, y sus hermanos Paola y Camilo.

Zambrano se desempeñaba como bombero voluntario en la compañía San Florian 54, donde sus compañeros lo recuerdan como una persona alegre y servicial.

También formaba parte de la banda de guerra del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil. Era chofer profesional y estudiaba ciencias contables en la Universidad Laica.

Leonidas Chávez Macías, bombero aeronáutico

Leonidas Chávez Macías, quien se desempeñó por años como bombero aeronáutico, falleció días atrás en Guayaquil.

Su labor la compartió con sus compañeros que cumplen tareas ante las emergencias que se den en el aeropuerto de Guayaquil. Colegas lo recordaron como un gran amigo sincero y gran profesional.

“Mi último amigo como nos decíamos... una persona legal que no tenía reparos en decir las cosas como fueran ahora”, escribió Leonidas Moncayo. La Asociación de Bomberos Aeronáuticos del Ecuador lamentó su partida.

Francisco Escobar Reyes, padre de comunicador

“Tengo el alma liberada por la satisfacción de haberte devuelto en tus últimos años el mismo cariño y atención que me diste desde el primer día”, le escribió en un emotivo mensaje el periodista Jorge Escobar a su padre, Francisco de Pula, fallecido el jueves 16.

A sus 76 años, Panchito dejó un legado y ejemplo de padre irreductible, hombre solidario y trabajador a rajatabla acompañado de entrega, honestidad, de amplia conciencia plena, escribió el comunicador al mostrar un video con su padre.

“Nuestro amado padre ha sido, es y será siempre el mejor papá de este mundo”, acotó otro de sus hijos, Freddy Emilio. (I)