A las 20:00 del 19 de marzo Gael Alejandro dio su primer llanto de vida. Lo hizo en el Hospital de la Mujer Alfredo Paulson. Ahí han nacido un promedio de 15 a 20 niños y niñas por día desde que se anunció la emergencia sanitaria para tratar de frenar la expansión del COVID-19, el pasado 15 de marzo. Las restricciones entraron en vigencia el 17 de ese mes.

El llanto de Gael Alejandro, como de los otros recién nacidos, es un llanto de alegría para sus familias, que, en medio de la angustia que se vive a causa del virus que ha matado a más de 800 000 personas en el mundo, se inyectan de esperanza de vida. Los alumbramientos han tenido una carga emocional adicional: las restricciones de horario para movilizarse o de personas que puedan acompañar a la madre agobian, pero la recompensa es mayor.

Casi 28 horas tuvieron que pasar para que los padres de Gael Alejandro Nath Cervantes pudieran conocerlo.

Era miércoles 18 de marzo, día en que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) dispuso que el toque de queda en Guayas iría de 16:00 a 05:00. Minutos antes de que empezara la restricción, en la ciudadela Samanes, en el norte de Guayaquil, Vanessa Cervantes tenía dolores de parto y con su esposo, Guillermo Nath, se trasladó a la Maternidad del Guasmo Matilde Hidalgo de Procel. Un familiar los llevó en su vehículo.

Publicidad

Carlos Matías Bedón nació en Ambato, Tungurahua, el pasado 28 de marzo. Foto: Cortesía

Y “la pesadilla” empezaba, dice Nath. A pesar de que su esposa lloraba y del evidente estado de gestación, en dos ocasiones fueron parados por miembros de la Policía Nacional, que los interrogaban e intentaban evitar que circularan.

Al llegar al centro médico solo se permitió el ingreso de la mujer. Él permaneció fuera con temor a ser detenido porque había gente aglomerada esperando noticias de sus familiares en plena vigencia del toque de queda.

Asegura que Vanessa recibió un tique, le hicieron unos exámenes y hasta las 03:00 del jueves 19 de marzo “no recibió la atención debida” para traer a su bebé al mundo. Nath tuvo que esperar hasta que terminara el toque de queda para llevar a su esposa al Hospital de la Mujer Alfredo Paulson.

En cuanto consiguió un taxi la trasladó, a las 11:00 ingresó al otro hospital y a las 20:40 Gael Alejandro nació.

En el Hospital de la Mujer desde que se decretó el estado de emergencia sanitaria se han registrado un promedio de 15 a 20 nacimientos diarios, señaló Iván Altamirano Barcia, director técnico encargado de este hospital.
Sostuvo que el centro médico atiende las 24 horas por emergencias obstétricas y ginecológicas.

Para disminuir el riesgo de infecciones solo se permite la compañía de un familiar por paciente en horario de visita.

Publicidad

“Se mantienen los protocolos de control de infecciones, los cuales por esta emergencia se han reforzado”, afirma Altamirano.

Además, detalla que el personal del hospital cuenta con equipos de protección y medidas de bioseguridad para la atención a los pacientes que están bajo la responsabilidad del Departamento de Infectología y Epidemiología de la entidad.

“En Guayaquil existen casos de coronavirus en mujeres gestantes y en caso de una atención obstétrica de emergencia, el hospital cuenta con un área de aislamiento completa”, dice, pero aclara que “no son un hospital de referencia para estos casos”.

A 263 kilómetros de Guayaquil, en Ambato (Tungurahua), el alumbramiento fue diferente al que enfrentaron los padres de Gael Alejandro. A las 03:30 del sábado 28 de marzo Érica Moreno presentaba contracciones. Su esposo, Carlos Bedón, la ayudó a subirse en su vehículo y se dirigieron al Hospital Regional Docente Ambato, que está a 5 minutos de su domicilio.

En el centro médico no se permite el ingreso de familiares, únicamente la paciente. Érica comenta que su atención fue rápida, no tuvo complicaciones para traer al mundo a su pequeño Carlos Matías Bedón Moreno, quien nació a las 06:00.

En este hospital se han registrado 135 nacimientos del 15 al 30 de marzo. El Departamento de Comunicación de la entidad señala que están aplicando todos los protocolos de seguridad emitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Ministerio de Salud Pública (MSP).

Remarca que la sala de partos, al igual que las demás zonas de atención del hospital se encuentran alejadas del área de aislamiento de pacientes con COVID-19.

Este medio solicitó información de nacimientos, desde que se decretó la emergencia, a las maternidades a cargo del Ministerio de Salud Pública (MSP), pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

300
niños es el promedio de nacimiento los últimos 15 días en el Hospital de la Mujer Alfredo Paulson. (I)