La noche de hoy, en las calles 19 y la Q, suroeste de la ciudad, varias personas salieron a quemar llantas para pedirle a las autoridades el levantamiento del cadáver de un familiar, el cual ya había empezado a emanar malos olores, según moradores de la zona. Alrededor del fuego tenían el cuerpo dentro de una caja, la cual estaba totalmente embalada.

Este hecho se suma al de una mujer que lleva cuatro días muerta dentro una casa, en la calle 26 y Segundo Callejón P, y sus familiares aún no han podido lograr que Medicina Legal haga el levantamiento del cuerpo.

Hace tres días, en la misma zona, en la calle Q entre la 26 y la 27 un hombre murió afuera de un consultorio médico cuando llegaba al sitio para ser atendido. Según moradores del lugar, el sujeto sufrió un infarto.

Familiares de las personas fallecidas temen a ser contagiados por el COVID-19. "Tenemos miedo porque los cuerpos se empiezan a descomponer y emanan malos olores, además que psicológicamente es horrible la situación", dicen. (I)