El vaivén del agua turbia muestra desechos que van desde tarrinas, fundas plásticas hasta materiales de construcción, colchones, pedazos de muebles y cocinas viejas.

Este es el tipo de contaminación que día a día percibe María y sus nietos, a quien cuida mientras sus hijos trabajan.

Ella vive desde hace 40 años en el sector del Cisne 2, en la ribera del estero Palanqueado. La mujer de 68 años detalla que la contaminación es constante pese a que existe una empresa que realiza labores de limpieza a lo largo del estero.

La mañana del viernes llegó al sitio el ministro del Ambiente, Raúl Ledesma, para constatar los focos de contaminación en ese sector de la ciudad.

Publicidad

Técnicos de dicha cartera de Estado y representantes de organizaciones sustentables también participaron en la actividad. Ellos se reunieron con la comunidad para conocer más sobre los factores de contaminación.

María junto a sus otros vecinos fueron los primeros en comentar el descuido que persiste en esa zona de Guayaquil, que juega un rol importante en preservación de ecosistemas.

Ledesma detalló que en años anteriores existió poca constancia en el programa de recuperación del estero pero en este año prevé arrancar un plan junto con el Municipio de Guayaquil y la Prefectura del Guayas para poder concretar metas a corto plazo.

Una de ellas es la educación con la comunidad en temas de preservación y en reciclaje.

“Lo que yo veo es mucho dinero botado. Las comunidades deben saber que iniciar emprendimientos de reciclaje les dejará dinero extra para su familia, y nosotros vamos a enseñarles cómo”, manifestó el ministro Ledesma.

Otra de las denuncias de la comunidad fue que la empresa encargada de la limpieza del estero, Visolit, en algunas ocasiones recoge toda la basura de las casas aledañas a la ribera, labor que le pertenece a Puerto Limpio.

Publicidad

“Como a ellos les pagan por peso de basura, se lleva la basura y los desechos del estero se queda ahí, no hacen la limpieza”, dijo Johnny Benítez, morador de callejón 17 y la calle G, en el suburbio.

Agregó que otro problema es que personas les pagan a los hacheros (consumidores de droga) para que boten la basura y ellos la lanzan al estero. Esto, al parecer, ocurre a diario.

Ante estas denuncias, Juan Falconí, jefe operativo de Visolit, expresó que hay malos moradores que sacan a deshoras la basura y que estos desechos terminan en aguas del estero, ya que Puerto Limpio no la puede recoger porque ya pasó la frecuencia establecida.

“Se puede malinterpretar la labor, pero si yo no recojo esa basura que dejan al filo de las casas, al lado de la ribera, terminará en el estero, y esos daños son irreversibles”, manifestó Falconí.

Por su parte, Ledesma enfatizó también que el Ministerio del Ambiente ejecutará controles a empresas y fábricas que están causando contaminación y deteriorando el estero. (I)

Lo que yo veo es mucho dinero botado. Las comunidades deben saber que iniciar emprendimientos de reciclaje les dejará dinero extra para su familia, y nosotros vamos a enseñarles”. Raúl Ledesma, ministro de Ambiente.