Unos 45.000 carros por año entran a rodar en Guayaquil

Unos 45.000 carros por año entran a rodar en Guayaquil
Congestionamiento vehicular en la autopista Narcisa de Jesús, la mañana del lunes pasado, al llegar al distribuidor de tránsito que conduce a la avenida de las Américas.
1 de Febrero, 2019
1 Feb 2019

Guayaquil cerró el 2018 con un parque automotor estimado en 484.049 vehículos, según la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM). La cifra comparada con el 2017 supuso un aumento de 62.248 carros en una ciudad de más de 2.7 millones de habitantes, la cual lidia con problemas de congestionamientos en sus vías.

El lunes pasado eran las 09:30 y la columna de vehículos en la autopista Narcisa de Jesús, en el norte, casi alcanzaba los dos kilómetros en la ruta Pascuales-terminal terrestre.

Los conductores avanzaban lentos bajo la garúa, que no habría tenido mayor incidencia en el atasco ya que estos son prácticamente comunes en la proximidad al distribuidor de tránsito, entre las 06:30 y 09:00 como horario promedio.

Las cifras de la ATM respecto del parque automotor de Guayaquil dan cuenta de un crecimiento promedio anual de 45.000 carros entre el 2015 y el 2018. Pero si el año pasado el registro fue de 484.049 unidades, Christian Rochina, jefe de Estadística de la institución, cree que bien podría haber 500.000 unidades en la ciudad tomando en cuenta los automotores que llegan de fuera de la urbe.

José Soriano, habitante de Las Orquídeas, norte, y quien labora en un hospital del sur, comentó que prefiere tomar la vía a Daule y luego, en La Prosperina, la vía Perimetral. Señaló que cuando va por la autopista demora en la zona del distribuidor de tránsito y en tramos de la av. Benjamín Rosales y de la av. Pedro Menéndez. “Se pierde unos 20 minutos”, dijo.

En horas pico, conductores refirieron de atascos en las avenidas Francisco de Orellana, de las Américas, Juan Tanca Marengo, entre otras. Rochina se ñaló que esas evidencian aquel creciente parque automotor.

“Son potenciales candidatas para visualizar ese crecimiento, pues conducen a lugares habituales de labores o de residencia, dentro de la ciudad o hacia cantones aledaños: Samborondón, Daule y Durán”, sostuvo.

César Arias, experto en movilidad urbana, señaló que conforme crece el parque automotor de las ciudades, estas “se asfixian, pues es imposible tener más vías para los vehículos particulares”. Dijo que por ello los municipios apuntan a favorecer la transportación pública.

“Es más eficiente en la ocupación del espacio público”, expuso y aseguró: “Las personas en las ciudades del futuro van a ver más restringido el uso de automóviles”.

En Quito, el Municipio puso en marcha el programa Pico y Placa, restringiendo en ciertas avenidas y a determinadas horas el tránsito de carros, diferenciados por el último dígito par o impar de las placas.

Esto, según ciudadanos, tuvo el efecto negativo de propiciar en las familias la compra de un carro adicional, para turnar las unidades. “No creo que todavía Guayaquil necesite esa restricción. Todavía hay cómo trabajar en mejorar los cuellos de botella que se presentan, por ejemplo, en la avenida de las Américas”, opinó Arias, de la firma A&V Consultores, especializada en movilidad urbana.

Recorridos más fluidos

Freddy Granda, jefe de Planificación de la ATM, mencionó que la sincronización de semáforos ha permitido dar fluidez en vías principales. “Cruzar la av. Quito, entre Gómez Rendón y Manuel Galecio (más de 20 cuadras), toma unos tres minutos”, destacó.

Según el funcionario, por el trabajo en los semáforos mejoró la circulación en las avenidas de las Américas, Francisco de Orellana, entre otras.

Sobre los carros vetustos, de avance relativamente lento y propensos a presentar averías, Granja sostuvo que la ATM ha cumplido una labor específica para evitar su circulación, más por el riesgo de accidentes.

Generalmente, los dueños de estos carros optan por matricularlos en cantones donde la revisión es ocular.

En Guayaquil no es aislado para conductores encontrarse con unidades añejas y sentirse bloqueados por estas.

“Producen ‘olas de choque’ del tráfico que baja la velocidad de operación”, sostuvo el técnico Arias, quien estimó que podrían aplicarse restricciones para el tránsito de carros que han cumplido con el tiempo de vida útil, al menos en las denominadas horas pico.

Matriculación

Hoy empieza en el país el proceso de revisión técnica vehicular correspondiente al año en curso y que se ejecuta bajo calendarización. En febrero deben presentarse dueños de carros cuyas placas terminan en el dígito 1. En marzo, el turno será del dígito 2, en abril el 3, y así sucesivamente. En Guayaquil, el proceso está a cargo del consorcio SGS. El usuario debe tramitar su turno ingresando portal sgsrevisionestecnicas.ec. (I)

Unos 45.000 carros por año entran a rodar en Guayaquil
Comunidad
2019-02-01T13:22:27-05:00
Especialista en movilidad cree que con los años habrá más limitación para carros particulares.
El Universo

Lo más leído