Residentes de Guayaquil y Samborondón cultivan sus alimentos en huertos orgánicos

Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos
Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos
Michel Doumet posee su huerto orgánico al frente de su casa, en la mitad de un terreno de 1.400 metros, en la urbanización Biblos. Elizabeth Miranda
Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos
Dieter Koehn y su hermano Gerardo tienen un huerto desde hace un año. Francisco Verni
Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos
Las berenjenas son parte de la producción del huerto de Elías Nehme y su esposa Martha en Los Ceibos. José Beltrán
Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos
Realiza tu huerto orgánico en el patio de tu casa 1.- Lo primero que hay que hacer es poner las semillas de la planta seleccionada en bandejas de germinación (pueden durar de 3 a 20 días, dependiendo de la especie). En la bandeja va el sustrato que se puede comprar o preparar con fibra de coco junto con humus vida suelo. La elaboración del humus es de seis meses en una base de estiércol y tamo de arroz.
Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos
Realiza tu huerto orgánico en el patio de tu casa 2.- Cuando la semilla brota y nace la planta, se trasplanta de la bandeja de germinación a una maceta pequeña en la que permanecerá unas dos semanas más. Cuando se saque de la bandeja hay que retirarla con las raíces completas. Después hay que colocarla en el recipiente rápidamente para que no se marchite.
Residentes cultivan sus alimentos en huertos orgánicos
Realiza tu huerto orgánico en el patio de tu casa 3.- Después se saca de la maceta, se hace un hueco, se le pone humus y se la coloca en el suelo. Hay plantas que pueden estar a 50 centímetros la una de la otra, dependiendo del tamaño, por ejemplo, los tomates. Si son plantas frutales, deben tener una distancia de dos metros a tres metros para que crezcan bien. (I)
Elizabeth Miranda
6 de Septiembre, 2018
6 Sep 2018

“Es una tranquilidad, una paz estar en contacto con la naturaleza, creo que eso es lo más maravilloso, el hombre vuelve a la tierra, de ahí venimos y a eso regresamos, la naturaleza nos da para consumir y nada es químico, todo es orgánico”, dice emocionado Michel Doumet Antón, que está sentado en muebles rústicos observando el huerto orgánico que tiene en Biblos, en la mitad de un terreno de 1.400 m².

A un costado del huerto armó una sala, al aire libre, para sentir la brisa y contemplar los cultivos de plantas frutales, hortalizas y aromáticas. Suele pasar más de una hora en el día, va en la mañana, tarde y noche.

El terreno está al frente de su casa, dice que en vez de hacer una piscina decidió desde hace cuatro meses crear un huerto para tener alimentos libres de químicos para consumir. “Como médico conozco los químicos que ponen en las verduras, en las frutas. Lo hicimos para tener un alimento orgánico, ecológico, que prevé la salud, creo que una de las causas del cáncer es el exceso de pesticidas que ponen, químico, sustancias tóxicas. Esa es la idea de abastecer la despensa de la forma más sana posible, estar en contacto con la naturaleza distraerme y tener una nueva experiencia como jubilado”, dice.

Doumet se ha sumado a la tendencia mundial de crear huertos orgánicos, al igual que otros residentes del sector, decidió crear su espacio de cultivo con la asesoría de Ciro Paca, ingeniero agrónomo.

Paca explica que una de las características de este tipo de huertos es que todo lo que se va a utilizar para la nutrición y cuidado de la planta es sin químicos tóxicos, se usan productos de origen vegetal. Para el manejo de las plagas y enfermedades utiliza insecticidas y fungicidas botánicos, es decir, se elaboran con extractos de plantas. Paca hace productos con ajo, cola de caballo y ají.

Frutales

Michel tiene plátano, naranjos, limón, aguacate, papaya, mango, olivo, higo, guanábana, granada, zapote, pitahaya, árbol de anís, canela, entre otras plantas. Come lo que cosecha y también le regala a familiares, pero no vende.

Comenta que al momento planifica la producción en serie para tener cosechas todo el año; para lograrlo tiene que sembrar de forma permanente y registrar los ciclos.

Michel señala que para tener su huerto ha invertido poco a poco. Cuenta con una bodega en la que tiene las herramientas, bandejas de germinación, un cerco con malla para evitar que ingresen iguanas, sistema de riego por goteo; en todo ha gastado unos $ 14.000.

El sistema de riego por goteo consiste en conectarse con la red de servicio público de agua potable, es un sistema de distribución mediante mangueras y con goteros que tienen descargas de dos a cuatro litros por hora, en cada planta. El sistema se pone en operación en el día o en la noche, se mantiene una o dos horas según los requerimientos de los distintos cultivos, manifiesta Paca.

Otro residente que tiene un huerto orgánico es Dieter Koehn. Lo implementó junto con su hermano Gerardo y han invertido unos $3.000. El huerto está en su propiedad en el km 5 de la avenida Samborondón, en un área de alrededor de 350 metros cuadrados.

Sin químicos

La motivación de Dieter al producir alimentos orgánicos es la misma de Michel, comer alimentos libres de químicos. “Un poco de preocupación de que no sabemos el origen de cómo tratan los alimentos. Qué químicos están usando. Mi hermano Gerardo y yo comenzamos por octubre del año pasado, vivimos en un solo terreno grande, están las casas juntas. Como sobraba un espacio grande decidimos utilizarlo para hacer el huerto”, comenta Dieter, gerente regional del Banco del Austro.

Tiene sembrada moringa, níspero, macadamia, mango, grosella, papaya, zapote, entre otras plantas. También cultiva hortalizas y hierbas aromáticas.

Cuenta que tener el huerto no solo le da tranquilidad de estar consumiendo un alimento sano, sino que también disfruta a diario con el resultado de su trabajo, que consiste en estar pendiente de cuidarlas, colocar productos para combatir plagas si aparecen, recoger los frutos, podar, regar.

“Me saca del estrés, nos reunimos con mi hermano de noche, limpiamos, conversamos, ahí nos pasamos un buen tiempo después del trabajo. Mi estilo de vida ha mejorado desde que tengo el huerto, vivo más relajado”, expresa Dieter, quien tiene 60 años.

Además, dice que se siente alegre cuando la gente después de ver su cultivo sale entusiasmada y quiere hacer algo similar.

Otro de los apasionados por los huertos orgánicos es Elías Nehme, quien comparte esta afición con su esposa Martha en su residencia de Los Ceibos. El huerto lo tienen en el patio desde hace dos años en unos 15 metros. Comentan que lo que más se requiere para cuidar las plantas es mucha dedicación y amor. Tienen berenjenas, pepinos, okra verde y roja, tomates, zucchini, entre otras plantas.

Elías y su esposa no venden lo que cosechan. “Hemos hecho lasaña de berenjena, berenjena rellena y al horno, tenemos muchas recetas”, cuenta entusiasmada Martha, quien a diario está pendiente de recoger los productos que ya están listos para consumir.

“Es un momento increíble cuando se cosecha porque se siente que la naturaleza le está brindando cosas, me está regalando”, dice Martha.

Veneno natural

Elías comenta que nunca se termina de aprender, que al momento está trabajando en la eliminación de la plaga de la mosca blanca que ha afectado a algunas de sus plantas.

“La mosca blanca se come la hoja, debilita la planta y la fruta sale más chica”, señala y agrega que para combatir este problema usa un veneno de ajo.

Martha comparte que la idea del huerto nació del gusto que tiene Elías por la jardinería. “Tenía bonsáis, yo un día le dije están chéveres tus bonsáis, pero hagamos cosas productivas”, cuenta.

A Elías, ingeniero mecánico de 51 años, siempre le ha gustado el campo, cuando tenía 25 años tuvo una hacienda y después la vendió.

Él prefiere no hablar de lo que ha invertido, pero dice que tener un huerto no es costoso.

Sobre los costos de tener un huerto en casa, Leonardo León, doctor en Recursos Renovables con especialización en Ciencias del Suelo, dice que el establecimiento y mantenimiento de un huerto orgánico no representa un costo elevado, debido a que se utilizan materiales caseros. (I)

Se necesita sol, espacio, agua, suelo de base para la planta y más que nada la decisión de la persona de que va a cuidar esa planta. El cuidado implica saber que son seres vivos”,
Ciro Paca,
ingeniero agrónomo

Residentes de Guayaquil y Samborondón cultivan sus alimentos en huertos orgánicos
Viva
2018-09-06T12:10:59-05:00
Dieter Koehn, Michel Doumet y Elías Nehme se han sumado a la tendencia mundial de tener huertos orgánicos en sus viviendas, para evitar consumir vegetales y frutas con químicos nocivos para la salud.
El Universo