Aunque en su momento la Dirección Nacional de Espacios Acuáticos (Dirnea) solicitó los protocolos de seguridad para la operación del puente que enlaza Guayaquil con la isla Santay, sobre el río Guayas, estos no les fueron remitidos.

Así lo remarcó ayer Pontony Zumárraga, asesor jurídico de dicha entidad, que junto a representantes de otras instituciones participó en una reunión con el gobernador, José Cevallos, en la que se habló sobre la reconstrucción del tramo de la estructura derrumbada en octubre pasado por un buque pesquero.

En ese encuentro, al pie del puente en reconstrucción, por la calle El Oro, Zumárraga expuso al representante del Ejecutivo que es necesario que esos procedimientos para garantizar la navegación se establezcan con tiempo.

Esto debido al anuncio de Cevallos de que el puente reconstruido será entregado el 21 de junio, algo más de ocho meses después del colapso provocado por la embarcación Patricia, cuya compañía propietaria asumirá el costo de la obra: $ 3 millones.

Publicidad

Entre los procedimientos para la operación del puente, que tiene un tramo basculante para el cruce de buques, Zumárraga dijo que deberían fijarse horarios de operación para asegurar que el paso de las embarcaciones sea en condiciones óptimas de marea.

Asimismo, sugirió la implementación de señalización para el tráfico marítimo, de protectores a los pilotes cercanos a la parte basculante y el empleo de remolcadores.

La Dirnea considera necesarias esas medidas para mitigar los riesgos en la navegabilidad de la zona. Y eso tiene como antecedente la colisión de octubre pasado y un incidente registrado el martes, cuando un buque de la Armada impactó dos pilotes cerca a la parte basculante.

Sobre este hecho, Cevallos refirió que de los reportes remitidos a la Gobernación aquello “no ha incidido mayormente en los pilotes”.

Y respecto a los procedimientos de seguridad sugeridos para la operación del puente basculante, el gobernador mencionó que los que se puedan instaurar a corto plazo serán inmediatos.

“El tema de normas de seguridad que debe tener, la señalética; todos los temas competentes y convenientes para el normal desarrollo del puente los vamos a hacer a mediano plazo”, explicó.

Esos protocolos de seguridad deberán ser validados por la Dirnea y el Instituto Oceanográfico de la Armada, algo que no habría ocurrido cuando el puente entró en operaciones, en el 2014, según la primera entidad.

En presencia de pobladores de Santay, quienes han recibido cuatro motores, el gobernador dijo que con el puente se entregarán reparadas las camineras.

Competencia
Ayer el Ministerio de Vivienda preveía entregar la administración de los senderos de la Santay al Ministerio del Ambiente. La Autoridad Portuaria asumiría el puente basculante. (I)