La palabra diaria

17 de Abril, 2018 - 00h00
17 Abr 2018 - 00:00

Vivo, me muevo y tengo mi ser en Dios.

Dejar ir
Vivo en el espíritu de oración respondida. Si tengo una pregunta en mente o una necesidad que me preocupe, doy gracias porque la vida divina es la respuesta a toda pregunta que pueda tener. A medida que duermo, me despierto y vivo mi día, dejo ir. Libero las preocupaciones sabiendo que la respuesta correcta surgirá en gracia y paz.Dejar ir requiere que no me aferre al problema con duda ni temor. Al ejercitar este nuevo tipo de fe, suelto cualquier preocupación o inquietud, sabiendo que mis necesidades son satisfechas de manera divina y ordenada.Mi vida fluye con facilidad. Avanzo con confianza para encontrar la solución perfecta y la respuesta correcta llega a mí con rapidez. Vivo, me muevo y tengo mi ser en Dios.

Salmo 31:3 (F)

La palabra diaria
Orientación
2018-06-01T12:02:32-05:00
El Universo