Hábitos cambian con el regreso a clases

Hábitos cambian con el regreso a clases
Hábitos cambian con el regreso a clases
12 de Abril, 2018
12 Abr 2018

Si enferman, que no vayan a clases

Un chequeo médico antes de que comience el periodo escolar es imprescindible para que los niños empiecen con energías y evitar problemas de ausentismo durante el año, sobre todo por afecciones comunes como gripes, alergias, parasitosis, anemia, fatiga, entre otras enfermedades.

Además de exámenes básicos de laboratorio como de sangre, orina y heces, se recomienda una visita al odontólogo, y exámenes de oído y vista, sobre todo, a los más pequeños.

La pediatra Alicia Negrete recuerda que los niños deben estar con sus vacunas al día antes del inicio de clases.

Indica que los niños menores de 4 años tienen menos inmunidad porque no está desarrollada adecuadamente y, por tanto, son más propensos a enfermedades respiratorias.

“En nuestro medio son más propensas las enfermedades, pues al estar en una zona subtropical, las variaciones de temperatura y de presión atmosférica hace que se activen virus; es decir, aquí se presentan más enfermedades que en otras partes del mundo y, por tanto, hay que tener más cuidado”, explica la pediatra. Si se enferman, dice, no hay que enviarlos a clases.

Sobre todo por situaciones de trabajo de los padres, cada vez es más frecuente que los niños pequeños vayan al maternal, “pero hay niños que no les va muy bien porque son alérgicos, por ejemplo, y se enferman más que otros y pasan más en la casa que en el jardín o guardería. Yo en esos casos recomiendo que en lo posible no vayan a maternales”.

“Los niños con su inocencia comparten termos, comida”, recuerda la especialista que precisa que aunque las vacunas son importantes, igual son susceptibles a las enfermedades o virus, pero estas permitirán que no decaigan tanto.

A los niños y jóvenes hay que recordarles los hábitos de higiene durante el periodo escolar como el lavado frecuente de manos con agua y jabón antes de comer y después de ir al baño. Los padres deben tratar de prevenir los piojos.(I)

Cuida que desayunen y lleven una lonchera saludable a la escuela

La alimentación es básica cuando los chicos empiezan a estudiar, por ello es importante que los padres cuiden de que reciban en casa y en la escuela los alimentos necesarios para un buen rendimiento mental y físico.

Paola Yanquen, nutricionista y gerente de Nutrición de Alpina, recomienda lo que debe contener la lonchera escolar. Ella indica que esta debe tener alimentos energéticos porque estos aportan carbohidratos y son los encargados de brindar la energía necesaria para el desarrollo de las actividades diarias. Estos alimentos se los puede hallar en los cereales y sus derivados como el pan, tortillas de maíz (arepas), galletas, entre otros más.

También están los alimentos reguladores que son los que aportan minerales, vitaminas y fibras. Recomienda las frutas como el guineo, naranjas, frutillas, papaya, que se pueden enviar en la lonchera picadas o en batidos helados (para que no se dañen) y se pueden consumir en el primer recreo.

Entre los reguladores también están las verduras y hortalizas, como la zanahoria, semillas (maíz, chía, entre otras).

Por último están los alimentos formadores que aportan proteínas y calcio y son necesarios para la formación y mantenimiento de huesos y los dientes. En este grupo están los lácteos como el queso y el yogur.

“Las loncheras nutritivas aportarán a un buen desempeño escolar, además si van acompañadas por una nota o un dibujo, mejor, porque los niños se sorprenderán y las comerán con muchas más ganas”, indica la nutricionista.

Añade que los padres no deben olvidar que la lonchera escolar complementa las necesidades nutricionales del niño, pero que igual el pequeño debe desayunar antes de salir a la escuela.

Narcisa Lecaro, médico nutricionista, dice que la mamá debe levantar por lo menos unos 45 minutos antes al pequeño para que desayune con calma.

Señala que el desayuno no tiene que ser muy pesado, pero sí nutritivo para que le permita al niño empezar bien la jornada.

Dice que se le puede dar un vaso de leche con chocolate y un sánduche con pan integral y mantequilla de maní, o un jugo de remolacha con naranja acompañado de un huevo cocinado.

“Los niños pueden comerse sin ningún problema un huevo diario”, indica la profesional. (I)

Los chicos deben tener reglas y horarios claros

durante las vacaciones no había muchos horarios y se dormía de largo, pero con el regreso a clases hay que descansar correctamente, dormir más temprano para levantarse más temprano. “Los horarios son importantes porque crean hábitos, rutina y orden. A los niños hay que enseñarles que hay horarios”, dice la psicóloga Blanca Zea.

Ella aconseja que durante esta semana hay que irlos acostumbrando a esos nuevos horarios.

Zea aconseja que para hacer las tareas en casa se mantenga siempre un horario, “y también que el sitio para hacer los deberes siempre sea el mismo, un sitio adecuado para ello, no un día en la cocina, otra en el dormitorio”.

Zea aconseja que las tareas no se hagan inmediatamente cuando el niño llega a la casa, “que coman, sa bañen y descansen un rato”.

Christian Arias, psicólogo clínico y presidente de la Asociación Ecuatoriana de Bienestar Infantil, indica que es necesario que los niños y adolescentes se desarrollen en un ambiente estructurado donde hay normas claras. Es indispensable que tengan organizadas sus actividades, hora para bañarse, para comer, para hacer tareas y un momento de ocio. Esa estructura les da una estabilidad viable para el aprendizaje. Es indispensable que los padres velen la buena nutrición y la cantidad y calidad del sueño de sus hijos. Ambos factores influyen en el desarrollo. Por otro lado, es clave que los padres se involucren activamente, no con autoritarismo ni maltrato, en el control de las tareas. Lo que hoy se ve son padres despreocupados y los hijos, en tanto seres en desarrollo, necesitan padres presentes en sus vidas”.

En cuanto a las tareas, Zea recuerda que deben hacerlas los chicos, no los padres. “Hay casos en que hasta que llegan los padres del trabajo, el chico no ha hecho nada y se ha pasado viendo televisión, entonces esos niños ya se habituaron desde primer grado a que si hizo un dibujo mal la mamá se lo borró, y así por el estilo”.

Arias recomienda a los padres que los hijos pasen en el colegio la menor cantidad de tiempo posible. “El hacer las tareas en el colegio, dejando a los niños tiempo extra para esto, suele ser una oferta de marketing de muchas instituciones. Los niños y adolescentes tienen que vivir para ser eso, niños y adolescentes, no para ser esclavos de un sistema opresor que los satura con tareas”.

En todo caso, aconseja dosificar las tareas según su magnitud, que los padres ayuden armando un horario en el cual los chicos prioricen las tareas más cortas para desocuparse pronto y luego hacer las más extensas que les llevará mas tiempo”.

Durante el periodo escolar, dice Arias, hay que preservar tiempo para el sano ocio. “El descanso y compartir familiar le dará al niño las bases para el futuro adulto que formará su propio hogar”.

¿Cómo controlar los hábitos de los chicos con la televisión, los videojuegos y el celular? “Se recomienda que haya horas límite para que ellos usen estos artefactos, una vez que hayan hecho sus tareas, únicamente dentro de su tiempo de ocio (no de descanso). El problema no son los videojuegos, el internet, la TV; el problema es que por no tener un horario límite acordado con sus padres se quede hasta tarde en ellos, no haga tareas, no se alimente bien, no duerma lo suficiente, etcétera”.(I)

 

Hábitos cambian con el regreso a clases
Viva
2018-04-12T00:07:06-05:00
Pediatras nutricionistas y psicólogos aconsejan, sobre todo a los padres, qué hacer en el aspecto de la salud, en cuanto a su alimentación y a los hábitos para hacer tareas y para tener momentos de ocio, sin que ello implique deslindarse de sus responsabilidades escolares.
El Universo