Los hemos visto en la televisión nacional, en programas matinales, telenovelas y noticieros; en redes sociales compartiendo su día a día, haciendo tiktoks o promoviendo sus emprendimientos personales y al finalizar el confinamiento por la pandemia, fuimos testigos del retorno a sus lugares de trabajo y a los escenarios, en medio de un año que ha obligado a todos, sin necesidad de salir en pantalla o ser figura pública, a ser creativos, reinventarse y adaptarse a la situación real del mundo.

Krysthel Chuchuca, Juan Carlos Aizprúa, Ricardo Velásteguí, Michela Pincay, Alejandra Jaramillo y Diego Chiang cierran este 2020 con proyectos destacados cumplidos y recibirán el nuevo año en familia y con mucha esperanza.

Moda y redes sociales

Las plataformas digitales se convirtieron en el escaparate ideal para que los diseños de su marca Loli Lolita llegaran a nuevos clientes y territorios. La actriz y empresaria de moda Krysthel Chuchuca guardó cuarentena sin dejar de trabajar un solo día y cristalizando deseos.

“Pude convertir mi taller de ropa en una fábrica, me puse una agencia de marketing digital Kray con mi mejor amiga, empecé a vender mi línea de ropa en el extranjero gracias a la website que abrimos este año”, cuenta Chuchuca, quien revela además que Estados Unidos es el segundo país donde más envíos realiza con su marca de moda. "Logré cerrar el año con mi meta de ventas que me había propuesto para el 2020", añade.

En la cuarentena, afirma, descubrió que es una mujer positiva y que es capaz de darle vuelta a los malos momentos. "Que nada sucede por casualidad, que lo que pasa siempre es lo mejor. Hubo momentos duros este año, yo los enfrentaba con firmeza y valentía porque estaba clara que al final de la prueba la recompensa era grande y así ha sido", expresa.

Publicidad

Chuchuca, sostiene que todo lo ocurrido este año le ha servido para su crecimiento. "Aprendí muchísimo más acerca de mi propio negocio. Al regresar nuevamente después de la cuarentena, sentí que había quitado una venda de mis ojos, vi todo con más claridad, sabía lo que tenía que hacer y fui con todas. Con la bendición de Dios, mi negocio ha crecido enormemente", refiere sobre su marca Loli Lolita, que este mes presentó una colección navideña.

Este 2020, reconoce, la acercó más a su familia, a su equipo de trabajo y a sus amigos. “Me reencontré con mis amistades de toda la vida, las incondicionales y en la empresa, internamente, nos unimos como un puño entre todos”, señala.

Chuchuca se ha organizado con su exesposo, el padre de su hija Amelia, para coincidir en la playa el 2 de enero. En este lugar, recibirá el 2021 junto con su actual pareja, el actor y productor venezolano José Ramón Barreto.

Crecimiento en pantalla

El periodista esmeraldeño Juan Carlos Aizprúa, de Ecuavisa, asegura que este año ha fortalecido tres valores: reflexión, empatía y gratitud. “En lo laboral no cambiaría nada, creo que fue un crecimiento profesional muy grande, muy marcado en mi vida que lo recordaré siempre”, recalca.

Aizprúa admite que su mayor temor fue ver las calles vacías cuando se dirigía del canal a la casa, en Quito, donde reside.

“Hacer una fila eterna para entrar al supermercado, pensé que los alimentos se iban a acabar, tenía miedo de quedarme sin trabajo, como miles de ecuatorianos, y mi mayor temor es que como yo no vivo con mi familia, tenía miedo que se contagie (viven en distintas ciudades) y recibir un mensaje de que estaban en emergencias”, dice el comunicador.

"Siempre yo pido, yo hago una oración el 1 de enero, pidiendo salud y trabajo porque con salud puedo trabajar y lo pido para mí y los míos, para mi madre y para mis hermanos y ese deseo se ha cumplido este año. Llegar a celebrar un 31 de diciembre y 1 de enero y con mi familia sana y salva, en medio de una pandemia, creo que es el mejor deseo cumplido. Nunca pido nada material porque creo que lo material , según como tú trabajes y te esfuerces lo consigues", menciona.

Publicidad

Aizprúa revela que también se ha descubierto más responsable, analítico y ahorrativo y que retomó las videollamadas con su familia, con mayor regularidad que antes. Para mañana tiene previsto además quedarse en casa a descansar. "Quiero descansar, porque también estoy estudiando un posgrado y si me siento físicamente cansado, quiero acostarme a descansar ese día, ver una película o documental, quiero estar en casa tranquilo, un día para mí, porque tengo que trabajar sábado y domingo", comenta.

Música en familia

El cantante y actor Diego Chiang este año nos sorprendió en distintos espacios. Estuvo en la telenovela Sí se puede, se sumó al teatro, cantó en familia y pudo realizar un concierto con sus hermanos.

“No tengo una lista de deseos en particular pero haber logrado hacer nuevamente ‘Un Día a la vez’, el festival contra el cáncer que hago con mi familia, que ellos también tengan salud y haber sacado mi primer video musical, con mi banda Invasores”, son los proyectos importantes que ha materializado el artista.

Chiang revela que el 2020 le mostró que debe mejorar desde adentro en ciertos aspectos y lo acercó más a su familia. "El mayor aprendizaje de este año es que nunca demos nada por sentado, que siempre recordemos a las personas que verdaderamente queremos tener cerca y que todo se hace con amor, y tiene que tener un propósito y siempre a mirar hacia dentro".

Entre las aspiraciones de esta joven voz y estrella en ascenso, la reactivación completa del gremio artístico es uno de sus deseos para el 2021. "Espero que para el siguiente año existan más espacios y posibilidades para la escena artística de nuestra ciudad y en nuestro país que fue uno de los sectores más afectados", puntualiza Chiang que despedirá este 2020 en España.

Retorno a la televisión

Michela Pincay ve con positivismo el año pese al COVID-19 y ha cumplido varios sueños. “Algo muy bonito que me pasó este año fue irme en enero, a Alemania, a hacerme un minicurso de ese idioma allá, me contrató una escuela de idiomas así que me fue súper bien. Luego, en los últimos días de febrero me fui a España a dar una charla de empoderamiento y emprendimiento, con mi universidad de allá donde hice mi masterado. También mudarme a mi casa, que ya la había comprado pero no la habitaba fue también un deseo que no sabía que tenía pero se hizo realidad”, cuenta.

Pincay, quien ahora es talento de TC Televisión, admite que el momento duro de este año fue cerrar uno de sus negocios (Foodie, en Plaza Guayarte) por la pandemia y disfrutó acercarse más a su familia. "Durante el confinamiento también descubrí que soy una loca obsesiva de la limpieza (ríe), que tengo mucha paciencia y tolerancia y descubrí también que me gusta mucho el tiempo conmigo, me encanta estar sola", expresa.

Aunque Pincay tenía previsto despedir este año en Nueva York, junto con su mejor amiga, plan que prefirió posponer por la pandemia, asevera que el 2021 lo recibirá con agradecimiento por la salud, la vida y su familia.

“Voy a agradecer el presente y por lo que tengo hoy. Cerré el año súper bien, me hicieron una propuesta de entrar a TC, a mi negocio le está yendo bien igual, todo se ordenó de manera positiva. Para mí ha sido un año desafiante pero súper positivo”, dice.

Reactivación teatral

Ricardo Velástegui, actor y director de Pop Up Teatro Café, sostiene que este año fue una etapa de evolución inevitable.

“En marzo, un mes de deshumanización, perdía la esperanza del mundo. Pero aunque suene drástico, tenerla era lo único que me dejaba dormir. Estuve dos meses y medio fuera del país, la pandemia nos agarró fuera. Llegué al Ecuador aterrado de lo que veía en las calles, de ver a un país consumado. Me dio mucha rabia, me llené muchos días de furia, al final solté, respiré y comencé de cero”, recuerda Velástegui, quien reabrió su sala de teatro alternativa y con ello, las plazas de trabajo para otros colegas del gremio.

Velástegui estará en Manta junto con su familia para despedir este 2020 y aprovechará para dormir, mañana, todo el día. "Se me acaban los días de descanso porque viene un año que no pretendo dejar pasar por alto", dice.

Debut actoral

Ha crecido en la pantalla pero este 2020 fue el año de la presentadora Alejandra Jaramillo. Protagonizó Sí se puede de Ecuavisa, empezó su emprendimiento Mundo Keto, abrió su canal de YouTube y confirmó su relación con Efraín Ruales, su compañero de En Contacto mientras disfrutaba de su familia y crecía como influencer en redes sociales.

"Los deseos de mi lista que se hicieron realidad fue tener a mi familia sana, ese es el deseo que se hizo realidad a pesar de que mi mamá tuvo COVID-19 y estuvo hospitalizada en el peor mes que fue en marzo, fue un susto para la familia pero saber que ella salió de esa situación y que hoy está gozando de salud y verla también tan activa me tiene súper contenta y puedo decir que fue un check de esa parte que pedí, salud para toda mi familia", comparte la también modelo.

Agradece también haber conservado su espacio de trabajo y se muestra empática con aquellos que lo perdieron. "Sé que en todo mi país hubo muchos de mis hermanos ecuatorianos que perdieron sus trabajos y eso es lo que yo cambiaría en el tema laboral. Fue lamentable", refiere.

Jaramillo indica que aunque este año fue difícil también reconoce su valentía diaria para sobrellevar la pandemia. "Sin miedo no hay valentía y cada día del año me sentí valiente porque los miedos son parte de esta vida pero la verdad que la mente te juega un papel importantísimo", comenta. Ella despedirá el 2020 con su familia en casa y descansará mañana, de las largas jornadas laborales. (I)