“Como es arriba es abajo. Como es adentro es afuera”, dice el psicoanalista Carl Jung en su libro La interpretación de la naturaleza y la psique. Las estrellas, los planetas y demás han despertado la curiosidad del ser humano por su influencia en la tierra.

Una de las herramientas más utilizadas y que más cercanía genera con los misterios astrológicos es el horóscopo. Pero ¿qué es el horóscopo en sí? Este ha sido utilizado por miles de años como una forma de conocer o saber cómo se desenvolverá el futuro basándose en el cinturón zodiacal que involucra doce signos: aries, leo, virgo, géminis, piscis, tauro, escorpio, cáncer, libra, sagitario, acuario y capricornio. En la actualidad, más allá de una mera predicción se busca el autoconocimiento.

Denis Chalela, psicóloga que ofrece el servicio de astrología psicológica, dice: “Ya no se trata de predecir eventos en las vida de las personas, sino más bien llevarlas al autoconocimiento, que puedan entenderse mejor a sí mismas para poder realizar los ajustes que necesitan en su vida”.

Publicidad

El horóscopo está basado en la energía que hay disponible para cada uno de los signos. Estos doce símbolos son como un cinturón imaginario que le dan la vuelta a la Tierra. Es importante tomar en cuenta que la astrología es interpretada desde este planeta. El sol transita o da la vuelta por esta franja zodiacal y cuando las personas dicen que son tauro, virgo, o cualquiera de los signos, significa que el sol se encontraba transitando a ese signo el momento del nacimiento del individuo.

“La posición de la astrología psicológica hoy en día no es que los astros me fuerzan u obligan a hacer algo. La astrología es un lenguaje que nos explica qué es lo que está sucediendo en nuestro mundo y dentro de nosotros”, sostiene.

La astrología y la psicología tienen conexión e importantes psicoanalistas como Freud y Jung son referentes por proponer términos que más adelante se asociarían al mundo astrológico también. Sigmund Freud, reconocido psicoanalista, propuso la teoría de que todas las personas tenían un inconsciente, es decir, “hay un área de nuestra personalidad que nos hace actuar de maneras que muchas veces nos cuesta comprender. Es información a la cual no podemos acceder porque está fuera de la consciencia”, dice la psicóloga.

Publicidad

También explica que uno de los discípulos de Freud, que fue Carl Gustav Jung, sostuvo que aparte de tener un inconsciente personal, donde se van albergando principalmente las cosas que afectan a las personas en gran medida, los humanos compartimos un inconsciente colectivo. En esto entran los arquetipos que son los modelos o principios que compartimos todos los humanos acerca de las representaciones de ciertas figuras (como la madre, sacerdote, etc).

La astrología está ligada a esta parte de la psicología justamente por los arquetipos, debido a que como explica la psicóloga holística Jazhuat Echeverría, estos planetas (cada signo zodiacal están regido por un planeta) pueden ser arquetipos que indican ciertos rasgos. Echeverría pone un ejemplo para comprender mejor: “Se puede decir que el arquetipo de la luna son las emociones, lo femenino y sensitivo, incluso lo maternal. Su signo regente es cáncer, y es uno de los signos más emocionales del zodíaco, incluso lo podríamos reconocer como el arquetipo de la madre, según Jung”. Chalela recomienda acceder a contenido especializados en astrología. (I)