La boda de la princesa Beatriz de York y el financiero Edoardo Mapelli Mozzi corre peligro. A la polémica que azotó a su padre, el príncipe Andrés, por su relación con el escándalo sexual del magnate Jeffrey Epstein, se suma ahora la situación tan complicada que vive el mundo entero por la pandemia del coronavirus COVID-19.

Después de los últimos acontecimientos y las decisiones que ha tomado la reina Isabel II, la boda podría estar en el aire según informa People.

La hija mayor de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés tenía previsto casarse el próximo 29 de mayo en el Palacio de St. James de Londres. Después de la ceremonia, los recién casados iban a ofrecer una recepción en los jardines de Buckingham Palace. Una fiesta que está en la cuerda floja pues, la monarca anunció este martes que se suspendían todos los eventos y fiestas en los jardines de palacio.

Publicidad

Sin confirmación oficial de la suspensión de la boda, People asegura que la princesa y su prometido están buscando una solución a toda esta problemática. Y es que este última boda real iba a ser histórica pues llegaría solo un mes después de que los Duques de Sussex abandonen la casa real británica, una ocasión perfecta para volverlos a ver reunidos con su familia a pesar de su decisión de desligarse de la etiqueta de royals. (I)