La voz de la emblemática canción Guayaquileño, madera de guerrero, Carlos Rubira Infante, cumplió ayer un año de fallecido, y su legado y aporte a la música nacional fueron homenajeados con una romería musical protagonizada por familiares y colegas amigos del artista, en un ambiente de alegría con música y flores.

La idea del homenaje surgió de una conversación nostálgica entre Enrique Candell, nieto del maestro de los pasillos y pasacalles, y Fernando Vargas, amigo cercano de la familia y último alumno del artista, al pie del mausoleo, al cumplirse un mes de su partida.

Falleció Carlos Rubira Infante, compositor de 'Guayaquileño, madera de guerrero'

“Lo armamos en dos semanas, hubo mucha colaboración e interés por parte de los artistas amigos. Fue una gran idea porque así es como mi abuelito hubiera querido que lo visiten, con música, entre amigos y su pueblo”, enfatiza Candell.

Publicidad

Él y Vargas son presidente y vicepresidente, respectivamente, del Movimiento Cívico y Cultural Rubira Infante, organizador del evento.

Justamente el tema Guayaquileño madera de guerrero, tocado por la Banda Blanca de la Armada, dio inicio al homenaje, mientras los más de cien asistentes llegaban al mausoleo.

Artistas como Fresia Saavedra, Victoria Quinde, Carolina Vásquez, Jorge Layana, Néstor Sellán, César Augusto Montalvo y el mencionado Fernando Vargas entonaron temas como Esposa, Chica linda, Para entonces, En las lejanías, Fiesta en Ecuador, entre otras. Todos estos temas son de autoría del maestro Rubira, quien además de tener más de 400 canciones a su haber recibió el premio La Musa Award 2018, logrando su espacio en el Salón de la Fama de los Compositores Latinos, en Miami, Estados Unidos.

Carlos Rubira Infante, la ‘estrella de Ecuador’

“Rubira seguirá siendo uno de los grandes referentes de la música nacional, un compositor que le hizo a cada provincia una canción, que le cantó al amor, a la decepción, a la chica linda. Por todo eso le respondemos con este homenaje maravilloso, es una deuda que el pueblo tiene con un gran compositor nacional”, comenta el artista César A. Montalvo.

De manera improvisada Carlos Enrique Candell, bisnieto del fallecido cantautor, se sumó al homenaje musical interpretando más de una canción, entre esas Playita mía.

"Me llevo el honor de haber grabado junto al maestro canciones inéditas que aún nadie ha escuchado. Por eso es que tengo la responsabilidad sobre mis hombros de seguir con su legado”, asegura el cantante Fernando Vargas. 

Entre los aplausos de los asistentes que no dejaron de corear una a una las canciones, Candell hizo una petición a las autoridades pertinentes para declarar el 16 de septiembre, día del nacimiento del fallecido artista, como el Día del Compositor Ecuatoriano. (E)