Hermanas Carvajalino, un trío dedicado al emprendimiento

Hermanas Carvajalino,  un trío  dedicado al emprendimiento
Hermanas Carvajalino,  un trío  dedicado al emprendimiento
(Tomada de Internet) Las hermanas Carvajalino fueron declaradas patrimonio histórico y cultural por el Gobierno colombiano.
30 de Junio, 2018
30 Jun 2018

Empezaron en el mundo del emprendimiento cuando eran apenas unas niñas. Con 6, 7 y 8 años, unas pequeñas, en edad, Karen, Daniela y Stephanie Carvajalino vieron en los chocolates un gran potencial de crecimiento.

Tocando cada una de las puertas del edificio donde vivían e impulsadas por sus padres, este trío de hermanas colombianas descubrió que una idea puede rendir grandes frutos, con constancia y esfuerzo. Ahora, estas jóvenes empresarias de 21, 22 y 23 años se han convertido también en autoras y conferenciantes internacionales, que comparten su camino hacia el éxito en distintos destinos. Hoy, en Guayaquil, en el Centro de Convenciones Simón Bolívar (avenida de las Américas), las tres ofrecerán la conferencia ‘Training para el éxito’, de 10:00 a 17:00.

Antes de su encuentro con sus seguidores, Karen y Stephanie compartieron con este Diario parte de su historia.

“Nosotras salimos todos los días a vender los chocolates cuando éramos unas niñas, era un juego que más allá de vender por vender era desarrollar las habilidades de emprendimiento, un espíritu emprendedor que hasta hoy nos acompaña y que de vender chocolates nos llevó a dar conferencias”, cuenta Karen, psicóloga especializada en Programación Neurolingüística.

Agrega que este camino se creó para ellas con el impulso de sus padres, a quienes además consideran sus entrenadores. “Ellos nos indujeron en el tema del emprendimiento, vamos a jugar que tienes una empresa, vamos a jugar a que tú eres la gerenta, la ejecutiva de ventas, y por eso de ahí nuestro libro Padres y coaches”, sostiene.

Stephanie recalca que para ser emprendedor, la edad no es una limitante. “La mejor etapa para empezar a emprender es cuando uno es pequeño, porque es mucho más fácil porque tienes la capacidad de renovar, jugar y comenzar con algo nuevo si no resultó”, indica la menor de las hermanas especializada en Marketing y Ventas.

Ambas coinciden en que el miedo detiene el emprendimiento. “Esto hace que las ideas se queden solo como ideas. El miedo se produce por muchos factores, pero se convierte en una creencia, en un paradigma limitante que hace que la gente piense que le va a ir mal sin haber empezado”, sostiene.

Actualmente, las tres hermanas son las responsables de Cookies and Cookies, su laboratorio de galletas, en el que además de ofrecer estos productos permiten al usuario de su sitio web experimentar con las mezclas sobre sus ingredientes. (I)

Proyecto social

The Biz Nation es una empresa social que a través de su plataforma digital comercializa cursos por internet con énfasis en educación productiva, es decir, habilidades que les permitan a los usuarios generar ingresos y mejorar su calidad de vida. También entrenan y asesoran a docentes para ayudar a los colegios a preparar a jóvenes.

Tener toda la información.
El miedo es el mejor amigo de la falta de información, porque cuando no conoces sobre lo que vas a hacer te da miedo actuar.

Persistencia. Cuando tienes una idea y estás convencido de que lo vas a lograr debes ser persistente, debes pasar de esos dos primeros años en los que la desarrollas.

Pasión. Si no estás apasionado por lo que haces, no tiene sentido levantarse o hacerlo, te vas a cansar en un momento y dejarás todo a medias.

Ponerse metas. Cuando te fijas una meta, un objetivo, tienes la motivación de alcanzar algo. Si no sabes para dónde vas, estás desorientado y no tienes un plan fijo.

Disciplina. El emprendedor es innovador, creativo, tiene las ganas, pero ser disciplinado te lleva a ganar. Los japoneses dicen que la disciplina puede superar el talento.

Constancia. Es vital porque es la primera razón por la que se abandonan los proyectos. Si no eres constante, así como disciplinado, dejarás todo siempre a medias.

Relaciones efectivas. Yo digo que la moneda de hoy en día no es el dinero sino las relaciones, porque te pueden llevar a donde tú quieras y te acercan a tus objetivos.

Tecnología. Sin importar cuál sea el emprendimiento, la idea o iniciativa, hay que ponerle la tecnología si queremos que sea escalable y millonaria.

Capacidad de escuchar. Hay que aprender de la experiencia de los otros para no recorrer caminos que ya otros han recorrido o crear a partir de ahí.

Innovar. Ningún emprendedor se hace grande copiando las ideas de los demás o haciendo lo que los demás hacen. Hay que innovar para superar, analizar qué puede mejorar lo que ya existe.

Para emprender el capital no es necesario. Para empezar un negocio se necesita la idea y con ella viene un proceso mucho más largo antes de que se necesite el dinero.
Stephanie Carvajalino, emprendedora.

Hermanas Carvajalino, un trío dedicado al emprendimiento
Gente
2018-06-30T00:35:15-05:00
Hoy, las tres jóvenes empresarias ofrecen un training para el éxito, en Guayaquil.
El Universo

Lo más leído