El brasileño Charles Do Bronx Oliveira venció el sábado al estadounidense Michael Iron Chandler por KO en el segundo asalto y se hizo con el título del peso ligero en la cartelera UFC2 62 disputada en Houston, Estados Unidos.

No hubo tiempo para especular. Ambos fueron con las espadas en todo lo alto buscando el centro del octágono desde el primer momento. Conscientes de lo que había en juego, salieron al tú por tú sin miramientos.

La pelea se fue al suelo, con Chandler tratando de encajar una guillotina al líder en sumisiones de la UFC (19). Oliveira, haciendo gala de sus capacidades a ras de lona, se zafó como pudo y tornó la situación a su favor.

El tremendo físico de Chandler le valió para salir del correoso jiu-jitsu del brasileño. El excampeón de Bellator apretó el acelerador todo lo que fue capaz y puso en serios apuros a su rival. Oliveira apaciguó a duras penas la potencia del incombustible Iron Mike. El estadounidense trató de terminar con la contienda por la vía rápida y no se quedó demasiado lejos de conseguirlo.

El segundo asalto fue otra cosa. Oliveira regresó al centro del octágono y no dejó pasar la oportunidad de su vida. En tan solo 19 segundos detonó un poderoso gancho de izquierda en el mentón de Chandler. El estadounidense, muy tocado, retrocedió contra la reja de la jaula para tratar de coger aire. Do Bronx, una vez olió la sangre, no perdonó.

Oliveira, tras más de diez años en la compañía labrando el terreno, reclamó lo que tanto había anhelado. Frenó el avance de Chandler, quien con una sola pelea en la UFC pudo disputar el campeonato que dejó vacante Khabib Nurmagomedov, y se coronó monarca de la división más complicada de la compañía.

Do Bronx alzó el cinturón del peso ligero de la UFC y se deshizo en lágrimas ante el respetable del Toyota Center de Houston. El brasileño, a sus 31 años, suma 31 victorias, 9 de ellas por KO, 8 derrotas y 6 triunfos consecutivos. (D)