El esloveno Tadej Pogacar (UAE-Team Emirates), segundo en la general del Tour de Francia, cumplió con su palabra de atacar a Jonas Vingegaard para recuperar el maillot amarillo, pero admitió que no hubo manera de soltar al danés, bien defendido por su equipo.

No fue un mal día, pero de todos modos en esta etapa era difícil crear brechas significativas. Traté de atacar subiendo y en el descenso, pero realmente no funcionó, no pude soltar a Jonas Vingegaard (Jumbo-Visma)”, dijo Pogacar en meta.

El doble ganador del Tour de Francia volvió a recordar su idea de atacar con insistencia a la menor oportunidad, y con más optimismo ante las etapas venideras, ya que los puertos serán más largos.

Vingegaard también estuvo bien rodeado, por lo que aún era más difícil dejarlo atrás en esas condiciones. No fue la mejor etapa, pero ahora van a llegar subidas más largas en los próximos dos días. Siempre dije que iba a atacar lo más posible, así que seguiré haciéndolo, las oportunidades aún existen”.

Publicidad

Pogacar también se refirió a un momento clave de la etapa, cuando su compañero Rafal Majka rompió la cadena de su bicicleta cuando iba marcando el ritmo en el grupo de favoritos, subiendo el Muro de Péguère.

“Las cosas cambiaron cuando Rafal Majka rompió su cadena, porque en ese momento estaba imponiendo un gran ritmo al frente de nuestro grupo. Luego me encontré con el Jumbo, que también recuperó a Wout van Aert”, concluyó. Pogacar. (D)