El ciclista australiano Simon Clarke (Israel-Premier Tech) ganó la quinta etapa del Tour de Francia, este miércoles entre Lille y Arenberg, tras la cual el belga Wout van Aert mantuvo su maillot amarillo de líder de la clasificación general.

La etapa, que incluyó tramos de pavés (adoquines), fue negativa para el equipo Jumbo-Visma, que había dominado el martes: si bien van Aert pudo salvar el primer puesto de la general a pesar de una caída, el esloveno Primoz Roglic perdió más de dos minutos respecto a su compatriota Tadej Pogacar, el primero de los favoritos en cruzar la meta del miércoles.

Pogacar, campeón de las dos últimas ediciones del Tour, pasó al ataque en los pavés, a 18 kilómetros de la meta, en compañía del belga Jasper Stuyven. Muy sólido, consiguió distanciar a todos sus adversarios, aunque sin lograr vestirse de amarillo, del que queda a 19 segundos.

Para la victoria de etapa, Clarke venció a sus compañeros de una escapada formada desde el primer cuarto de hora de carrera. La foto finish fue necesaria para decidir el ganador entre Clarke y el neerlandés Taco van der Hoorn, que fue segundo.

Publicidad

El noruego Edvald Boasson Hagen fue tercero de la etapa, por delante del otro integrante del cuarteto de cabeza, el estadounidense Neilson Powless, ahora segundo de la clasificación general, a 13 segundos de van Aert, que pasó por todos los estadios de emoción a lo largo de esta jornada llena de tensión.

Van Aert se cayó junto a uno de sus compañeros de de equipo (Steven Kruijswijk) a unos 97 kilómetros de la meta, a la salida de una rotonda. Consiguió recuperar su posición en el pelotón ocho kilómetros más adelante, tras haber evitado por poco una nueva caída.

En la parte delantera, una escapada con seis corredores se presentó en el primero de los once sectores con pavés con 3 minutos y 30 segundos de ventaja. En esos sectores, las caídas y los pinchazos se sucedieron.

Roglic, distanciado

Pogacar se vio pronto aislado, sin compañeros de equipo, en esa zona de pavés. Pero la estrella eslovena demostró su fuerza y su liderazgo.

Publicidad

Roglic, segundo del Tour en 2020, se vio implicado en una caída colectiva. Con el australiano Ben O’Connor, que fue distanciado en uno de los primeros sectores, fue el principal perdedor del día. Roglic queda a 2 minutos y 36 segundos del líder van Aert en la general.

Simon Clarke, que pronto cumplirá 36 años, dio su primer triunfo en el Tour al equipo Israel-Premier Tech, que le propuso hace unos meses un contrato “salvador” que le permitió continuar con una carrera que, hasta ahora, tenía como principales éxitos dos victorias de etapa en la Vuelta a España y un segundo lugar en la clásica Amstel Gold Race de 2019.

“El invierno (boreal) pasado estaba sin contrato. Así que imaginen cómo me siento hoy, esto supera lo que imaginaba. Gracias a mi equipo, que me ha dado una nueva oportunidad. Intento aprovechar las oportunidades, que es lo que hice hoy”, explicó Clarke.

“Lo di todo, tenía calambres en las piernas. Intenté acelerar lo más posible. Sé esprintar cuando hace falta”, apuntó.

El jueves se disputará la sexta etapa del tour de Francia, la más larga de esta edición con 219,9 kilómetros, entre Binche y Longwy. Se recorrerán sesenta kilómetros en Bélgica, antes de dirigirse hacia las Ardenas, hacia la meta de Longwy, una localidad de 15.000 habitantes que es ciudad-etapa del Tour por séptima vez. (D)