Richard Carapaz, quien hubo de conformarse con una amarga segunda plaza en el Giro de Italia tras el asalto perpetrado el sábado por el australiano Jai Hindley -nuevo monarca de la Corsa Rosa-, cumplió este domingo una loable última etapa, una contrarreloj de 17,4 kilómetros.

El ecuatoriano cruzó la meta en décimo puesto con un tiempo de 23:48, con una media de 43,9 km/hora, y se impuso a especialistas en la crono final como el neerlandés Wilco Kelderman, que finalizó en la casilla 30. Demostró así que no solo es un corredor de alta montaña, sino que puede dar pelea en esta faceta.

La victoria fue para el campeón de Italia contrarreloj, Matteo Sobrero (BikeExchange).

Sobrero se llevó la crono con un tiempo de 22:54 minutos, con una media de 46,5 km/h. La segunda plaza fue para el neerlandés Thymen Arensman (Jumbo Visma) a 23 segundos y la tercera para otro neerlandés, Mathieu Van der Poel (Alpecin Fenix), a 40.

Publicidad

Carapaz apenas pudo arañar siete segundos a Hindley, que fue decimoquinto.

“Un verdadero corredor. Richie no conoce otra forma. No iba a ser este año, pero puedes garantizar absolutamente que @RichardCarapazM volverá. Estamos muy orgullosos de ti, Richie”, publicó en Twitter su equipo, Ineos, felicitándolo tras la contrarreloj.

“Ha sido un Giro bastante competitivo”, declaró el carchense.

Hindley, que sucede en el palmarés del Giro al colombiano Egan Bernal, arrebató el sábado en una etapa de montaña en los Dolomitas la maglia rosa al vigente campeón olímpico y ganador del Giro en 2019.

Publicidad

El australiano pudo así afrontar la contrarreloj final con 1 minuto y 25 segundos de margen sobre Carapaz, suficiente para controlar la situación sin excesivas complicaciones.

Para Hindley, el éxito en este Giro tiene sabor a revancha, ya que fue segundo en la edición de 2020, cuando llegó con la maglia rosa al última día y vio cómo en una contrarreloj se la arrebataba el británico Tao Geoghegan Hart. (D)