Se demostró un día más que sus compañeros, aquellos llamados a escoltarle en alta montaña, como son Richie Porte y Pavel Sivakov, no están al nivel esperado. En consecuencia, Richard Carapaz debe sacarse él mismo las castañas del fuego y, por el momento, está salvando los muebles, publica diario AS de España.

Una jornada más, el ecuatoriano conservó la maglia rosa sin atacar, siguiendo la rueda de un Jai Hindley que se mantiene a tres segundos y acelerando en los últimos metros para, en este caso, picar seis segundos a Mikel Landa, a quien aleja ya a más de un minuto en la general.

“La verdad es que ha sido un día muy duro. Pero al final, es otro bueno para la clasificación general. Mañana será otro día importante. Hasta Verona tengo que estar concentrado todo el camino”, explicó el líder de la ronda italiana al término de la 17.ª etapa.

Minutos más tarde, para la RAI, valoró lo conseguido en la misma línea: “Estamos contentos por el buen trabajo. Hoy fue una etapa importante para nosotros. Seguimos con el objetivo claro y tenemos la maglia un día más”.

Publicidad

Como en días anteriores, Carapaz incidió en rueda de prensa en que ante la igualdad de fuerzas entre él, Hindley y Landa, el ganador se decidirá por pequeños detalles: “Landa está a muy bien nivel y Hindley igual. La clasificación se decidirá por mínimos detalles. Quedan dos etapas importantes, sobre todo la de antes de Verona será muy decisiva. Ahí se jugarán las últimas cartas. Ya viene la acumulación de la fatiga y los mínimos detalles van a empezar a contar”.

“Día a día hay gente que va perdiendo tiempo y el panorama se va aclarando. Hemos perdido segundos importantes en las bonificaciones y este tipo de detalles son los que cuentan, pero tengo muy buenas piernas de cara al final. He venido haciendo las cosas de forma inteligente. El Bahrain ha hecho un gran trabajo para distanciar a Almeida. Están pensando en meterse en la general y eso hizo que los tres fuéramos a tope y sacáramos una buena ventaja”, concluyó. (D)