Jorge Delgado Panchana sigue sin poder posesionarse formalmente como presidente del Comité Olímpico Ecuatoriano (COE) y su directorio no ha sido inscrito en el Ministerio del Deporte. Pese a ganar las elecciones del organismo, el pasado 4 de septiembre, una formalidad impide que el exnadador asuma oficialmente su cargo: el acta de la Asamblea Ordinaria en la que venció a Danilo Carrera, el otro aspirante, no ha sido firmada por Andrea Sotomayor. Para validar los resultados el documento debe tener la rúbrica de Augusto Morán, presidente saliente del COE, pero también de la exsecretaria del Deporte en el gobierno de Lenín Moreno, quien como secretaria general se niega a firmar.

Y mientras Sotomayor (miembro de la lista presidencial de Carrera) se ha convertido en un inesperado factor dirimente y Morán ha preferido el ostracismo absoluto respecto al inconveniente institucional del COE, desde Perú salió una carta rumbo a Lausana, Suiza, dirigida a Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) en la que Iván Dibós Mier pide que se repitan los comicios del COE, a los que llama “cuestionado proceso eleccionario”. También confirma Dibós que si hay otra vez elecciones Carrera no participará porque “al ser el cuñado del presidente de la República (Guillermo Lasso), no quiere que se asocie ese parentesco con la eventual nueva elección”.

Este Diario tuvo acceso a la misiva en la que Dibós, miembro del COI por Perú, le manifiesta a Bach que según él en los comicios del COE hubo “flagrantes violaciones a la Carta Olímpica” y sugiere que el “COI no debería reconocer el proceso eleccionario” ganado por Delgado. La carta tiene fecha del pasado 12 de octubre.

En entrevista con EL UNIVERSO, el anterior 20 de septiembre, Delgado defendió la validez del proceso que ganó. “Cumplimos todos los trámites burocráticos que exige la ley de nuestro país. Estamos entre los 208 países que conforman el Comité Olímpico Internacional (COI) y cumplimos con todo lo que exige el COI; entonces, hay que enviar el acta firmada por la secretaria general (Sotomayor) y el presidente saliente del COE (Morán) al Mindeportes; el documento debe reflejar lo que pasó el día de la elección, no lo que piensa alguien que sucedió”.

Publicidad

‘Berrinche’

Agregó Delgado en aquella charla que “el proceso fue transparente porque hubo veedores, un delegado del COI y una notaria, testigos de todo lo que ocurrió. El proceso de registro se va a arreglar porque una persona (Sotomayor) no puede poner trabas a la votación, que fue transparente. No debe entorpecer el trabajo de los atletas y el nuestro por un berrinche. No sé qué vio la señora Sotomayor que no está registrado en el acta, porque tras su lectura (el acta) fue avalada por los veedores. Todos estuvimos de acuerdo, menos una persona: ella ¿qué reclama?”.

Sotomayor inicialmente dijo: “Deseo que en el acta conste todo lo que sucedió”. Posteriormente, cuando conversó con este Diario declaró: “En el acta no es que no se pone lo que yo deseo, sino que lo que en realidad ocurrió. Yo he puesto en el acta lo que sucedió en la asamblea, en mi calidad de fedataria (secretaria general). No es un berrinche, es mi trabajo: dar fe de lo ocurrido en la asamblea (del COE)”.

En cuanto a Dibós, es un respetado miembro del COI, dignidad que ostenta desde 1982, y su biografía aparece en el sitio web oficial de la entidad (presidente de la Federación Peruana de Ciclismo (1967-1968); Secretario de la Federación Peruana de Remo (1971-1974) y luego tesorero (1980-1981); tesorero y miembro del Comité Olímpico Nacional del Perú (1982-); director del curso Solidaridad Olímpica de la Escuela Itinerante de Administradores Deportivos; Miembro del Consejo (1998-2009), vicepresidente (2009-) de la Federación Mundial de Taekwondo; vicepresidente del Panathlon Club Lima (1999-2014); jefe de misión de la delegación de Perú en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000).

‘Varias anomalías’

En una carta de dos páginas el 12 de octubre pasado Dibós le menciona al presidente del COI cosas como “debo lamentar que el COI concluya que ese proceso eleccionario (del COE) se desarrolló sin objeciones, pues fueron varias las anomalías denunciadas durante y después del mismo. Algunas te las referí en mi anterior carta y aludieron a flagrantes violaciones a la Carta Olímpica, la Ley del Deporte ecuatoriana y el estatuto del COE; y otras, denunciadas al COI por varias federaciones nacionales afectadas y desestimadas por Jerome Poivey (el jefe de Relaciones Institucionales y Gobernanza del COI)”.

Publicidad

Sigue Dibós “aseverar que fue una asamblea sin objeciones no es cierto, pues ello carece de fundamentación. Tu respuesta y la de Jerome Poivey se han basado en el informe de vuestro observador (de las elecciones en el COE) sobre su reunión con los delegados de las dos listas. Lamentable error, ya que los eventuales acuerdos nunca fueron suscritos por los participantes ni conocidos y ratificados por la asamblea. Carecen, conforme a Derecho, de eficacia jurídica y legitimidad, por lo que el COI debió abstenerse de validar ese informe. Además, no fueron vinculantes para las federaciones, ni expresaron su aceptación”.

Voto de desempate

El 4 de septiembre Delgado y Carrera fueron favorecidos con 37 votos cada uno y para establecer un vencedor Augusto Morán ejerció el voto dirimente que le dio la victoria a Delgado, aspecto que Carrera no protestó. Sobre ese hecho el peruano Dibós se queja ante Comité Olímpico Internacional.

“Sigo sin entender, también, cómo el proceso eleccionario fue desempatado por el presidente del COE, cuando en casos similares, como en la antigua Odepa (Organización Deportiva Panamericana) y muchos países, se lo ha hecho con una nueva ronda de votación. El voto dirimente del titular del COE no está consagrado para las asambleas electivas, más allá que votar dos veces en un proceso eleccionario es atentatorio a los principios democráticos”. Añade que desde su punto de vista “no se cumplió el Orden del Día ni se eligió la Comisión Electoral en la que los candidatos no fueron mocionados, de la que no existe acta, carece de legalidad y legitimidad”, argumenta el peruano.

Dibós le recomienda al COI que haya nuevos comicios en el Comité Olímpico Ecuatoriano: “La única solución posible y ajustada a Derecho es repetir las elecciones, lo cual implicaría que el COI revea su decisión. Ello sería saludable para su buena imagen y la del COE, y el debido respeto a la Carta Olímpica y la buena gobernanza del Movimiento Olímpico”.

Nuevos comicios, sin Carrera

El peruano le aclara a Thomas Bach que en caso de repetirse las elecciones Carrera no participará.”Danilo Carrera me ratificó que tiene declinada cualquier nueva postulación, en su afán de contribuir a que el nuevo proceso eleccionario se lleve a cabo sin interferencias y con apego a la Carta Olímpica, la ley ecuatoriana y el estatuto del COE. Al ser el cuñado del presidente de la República, no quiere que se asocie ese parentesco con la eventual nueva elección ni con futuras resoluciones del Ministerio del Deporte, acto de caballerosidad que le agradecí y felicité”, dice el miembro del COI en su carta.

Dibós explica que interviene en el asunto por su “estrecha vinculación con el deporte de ese país (Ecuador), tan próximo al mío” y porque “el Movimiento Olímpico Ecuatoriano requiere ser fortalecido, para que esas situaciones no se reediten nunca más, y la mejor forma de hacerlo es desde la legalidad y legitimidad de las actuaciones de su Comité Olímpico y de todos los demás organismos que lo integran”.

El 6 de septiembre anterior el COI, a través de Jerome Poivey como jefe de Relaciones Institucionales y Gobernanza del organismo, reconoció “formalmente” la elección de Jorge Delgado. (D)