Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 realizaron su inauguración el pasado 23 de julio, donde desfilaron 204 países en el estadio Olímpico de Tokio. Sin embargo, hubo una bandera particular que no hacia referencia a ninguna país conocido.

Se trata de la bandera del Comité Olímpico Ruso, nombre que utiliza Rusia en estas olimpiadas debido a la sanción impuesta por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) en 2019 a cuatro años, por manipular los datos de laboratorio antidopaje de sus atletas. Sin embargo, en diciembre de 2020, el Tribunal de Arbitraje Deportivo redujo la medida a dos años.

El castigo impuesto por la AMA es que el país no puede competir en ningunas olimpiadas bajo el nombre de Rusia, no mostrar su bandera y que no pueda sonar el himno nacional, además de que no puedan participar los deportistas involucrados en los casos de dopaje.

Pero, aquellos atletas rusos que demuestren no haber estado involucrados en los casos de alteración en las pruebas de dopaje pueden participar en las olimpiadas bajo una bandera neutral. Por lo que el Comité Olímpico Ruso diseñó una bandera nueva para Tokio 2020.

Ante la imposibilidad de no poder utilizar el tradicional himno nacional, el Comité Olímpico Ruso decidió utilizar el concierto para piano número 1 de Piar Chaikovski cada vez que un atleta conquiste la medalla de oro.

Informe McLaren

Todo se origina por los casos organizado por las autoridades rusas, destapado en el informe del doctor Richard McLaren. Según este informe, más de 1.000 deportistas rusos de 30 disciplinas se vieron involucrados o se beneficiaron de prácticas de dopaje de Estado en Rusia entre 2011 y 2015.

El informe involucra a cuatro medallistas olímpicos en los Juegos de Sochi 2014 y a cinco de Londres 2012. Posteriormente, la AMA había concluido en noviembre de 2015 que hubo un programa de dopaje que “no hubiera podido existir” sin el consentimiento del Gobierno ruso.

El escándalo adquirió todavía más eco en mayo de 2016, cuando el exdirector del laboratorio antidopaje de Moscú, Grigori Rodchenkov, refugiado en Estados Unidos, revelaba un sistema de trampas generalizado en los Juegos de Sochi-2014.