La policía llevó a cabo este lunes registros en los domicilios de algunos ciclistas y miembros de personal del Bahrain Victorius en vísperas del comienzo del Tour de Francia, un equipo que ya fue objeto de una operación similar hace un año por sospechas de dopaje.

En un comunicado, la formación señaló que estos registros representan la continuación de la investigación que se abrió durante la ronda francesa del pasado año, que “no dio resultados”, y se quejó del perjuicio que le causa a su imagen y a la de sus componentes.

“El equipo cree que el momento de esta investigación tiene como objetivo dañar intencionadamente la reputación del equipo”, se quejó, después de haber insistido en que coopera “de forma constructiva” en todos los procedimientos y con todas las instituciones competentes.

Sobre todo, reprochó que la Fiscalía de Marsella que se ocupa del caso no le haya dado acceso a las pesquisas durante todo este tiempo, cuando sí que se filtraron a la prensa informaciones que, según su lectura, ponían en evidencia que en los registros del pasado año no se encontraron sustancias ilícitas.

Publicidad

En el Tour del pasado año, los registros se llevaron a cabo en el hotel de Pau en el que se alojaban los miembros de Bahrain-Victorious.

En la edición de este año, que comienza el próximo viernes en Copehnague con las tres primeras etapas en territorio danés, los corredores seleccionados por el equipo son Damiano Caruso, Kamil Gradek, Jack Haig, Matej Mohoric, Dylan Teuns, Jan Tratnik, Luis Leon Sanchez y Fred Wright. (D)