Satisfecho con su actuación, el marchista capitalino David Hurtado cierra el capítulo Tokio 2020 y abre la posibilidad de enfrentar un corto ciclo olímpico antes de París 2024, donde “la historia será diferente”, adelantó.

El equipo ecuatoriano en Tokio estuvo conformado por Hurtado, Daniel Pintado y Jordy Jiménez, en puestos 19, 12 y 35, respectivamente. Pintado fue el mejor ubicado de los marchistas de la región, mientras que el oro fue para el italiano Massimo Stano.

“Mi ubicación no es lo que esperaba, pero es lo que Dios me dio y acepto con mucha humildad este resultado”, dijo Hurtado, en declaraciones recogidas por el Comité Olímpico Ecuatoriano.

El capitalino está “satisfecho” por cumplir con su actuación, luego de una etapa “muy fuerte” antes de la competencia, al afrontar un positivo de COVID-19, “pero pude competir, crucé la meta y puedo decir que soy un atleta olímpico”, indicó.

Hurtado destacó que en la marcha nacional “hay mucho material”. Durante la prueba trabajó junto a Pintado, “como equipo me alegro de tener un deportista entre los doce mejores del mundo, pero hay que seguir impulsando el deporte y llegar a París 2024”, dijo.

El siguiente será un ciclo olímpico corto, de tres años, y el marchista dice que “hay que trabajar”, su planificación empieza de inmediato, “hay que organizar objetivos, plantearse metas, porque París va a ser una historia diferente”, apuntó. (D)