El Municipio de Guayaquil desveló este miércoles una estatua del legendario tenista ecuatoriano Francisco (Pancho) Segura, considerado el mejor del mundo a inicios de los años 50.

La escultura del tenista (1921-2017) en pose deportista y con la raqueta en mano, se descubrió en un pequeño parque aledaño al Guayaquil Tenis Club, uno de los escenarios donde brilló el popular deportista porteño.

La placa en la que se inmortaliza al tenista ecuatoriano reza: “Primer latinoamericano en alcanzar la cima. Ranking Mundial de Tenis. Maestro y mentor de grandes tenistas, se destacó por su popularidad y técnica poco ortodoxa de tiro a dos manos”.

Pancho Segura Cano: Que me recuerden como un tipo que nació de la nada y surgió por su esfuerzo

Segura nació en Guayaquil el 20 de junio de 1921, pero se radicó en California (Estados Unidos) desde 1940 para terminar de desarrollar su carrera hasta alcanzar los máximos reconocimientos del tenis mundial.

Publicidad

Tras su retiro en 1962, dirigió a varias figuras del cine que practicaban el tenis y también a profesionales como el exnúmero uno Jimmy Connors, entre otros.

Fue el único jugador que ganó los títulos Cleveland/Forest Hills US Pro e International Pro en tres superficies diferentes (lo que hizo de forma consecutiva de 1950 a 1952), también llegó a ser “el mejor tenista masculino individual del mundo” en 1950 y 1952.

Segura Cano murió a los 96 años de edad en Estados Unidos, el 18 de noviembre de 2017.

Entre los asistentes al acto de presentación oficial de la estatua de Segura estuvo presente uno de sus colegas de antaño, Miguel Olvera, así como Andrés Gómez, único ecuatoriano en ganar el torneo de Roland Garros, en 1990. (D)