Novak Djokovic, número uno del tenis mundial, derrotó al estadounidense Taylor Fritz (31.º) por 6-3 y 7-6 (7-5), este martes en la segunda ronda del Masters 1000 de Roma, en un duelo que tuvo una larga interrupción debido a la lluvia.

En el precedente partido entre ambos jugadores, en la tercera ronda del Abierto de Australia, en febrero, Djokovic se lesionó en los abdominales, pero consiguió salvar el escollo en un partido que se fue al quinto set, preámbulo de su triunfo final, 18.º Grand Slam de su carrera.

Este martes, en el Foro Itálico, el defensor del título Djokovic tuvo como elemento desestabilizador a la lluvia, que obligó al árbitro a parar el partido con 5-5 en el segundo set.

Justo antes de la interrupción Djokovic parecía encaminarse a una victoria tranquila, pero cuando servía con 5-4 para ganar el partido, el estadounidense logró una rotura (5-5).

Tras decretarse la interrupción, Djokovic se mostró enfadado por la decisión y se fue a la grada para cubrirse, mientras que Fritz aguantaba en su silla.

Finalmente el juego se reanudó casi tres horas más tarde y Fritz llevó a Djokovic al tie break, en el que el serbio consiguió su billete para tercera ronda con su primera bola de partido.

“Fue un partido realmente raro, jugar bajo la lluvia fue difícil. Probablemente me dio ventaja porque el juego era más lento y él tiene muy buen servicio, jugó muy bien”, dijo Djokovic tras el partido.

“En circunstancias así, no sabes cuánto tiempo va a durar (la pausa). Si hay que comer, descansar o no. Estoy contento de haber acabado en dos sets, pero estoy seguro que puedo jugar mejor”, añadió el serbio, proyectándose sobre Roland Garros, tras una gira de tierra muy pobre, en la que fue eliminado en octavos de Montecarlo por Daniel Evans y no jugó en Madrid.

El serbio jugará por una plaza en cuartos con el vencedor del duelo entre Cameron Norrie (49.º) y Alejandro Davidovich (48.º).