El español Rafael Nadal y la polaca Iga Swiatek sufrieron este jueves para seguir avanzando en un torneo de Wimbledon marcado por el COVID-19 y la lluvia, que vio eliminados en segunda ronda a la subcampeona Karolina Pliskova y al argentino Diego Schwartzman.

El español, dos veces campeón de Wimbledon (2008 y 2010), que a sus 36 años busca su 23º título de Grand Slam, tardó tres horas en vencer por 6-4, 6-4, 4-6 y 6-3 al lituano Ricardas Berankis, número 106 del mundo, que nunca ha pasado de la segunda ronda.

“Cada día es un desafío, todos los puntos son difíciles (...) especialmente en estas condiciones”, admitió el mallorquín, que no jugaba en el All England Club desde 2019 y no había disputado ningún partido sobre césped este año antes de debutar el martes en el torneo londinense.

En un día de frío y fuerte viento, Nadal, que pareció sufrir algún tipo de molestia abdominal, perdió su segundo set desde el inicio del torneo, tras el que había concedido en primera ronda frente al argentino Francisco Cerúndolo.

Publicidad

Un mejor servicio del español y varios errores del lituano en el cuarto set le permitieron tomar el control del partido, interrumpido cuando dominaba 3-0 por una lluvia que no dejaba de abatirse sobre Londres.

Torneo “complicado” para Swiatek

En ausencia de la vigente campeona, la australiana Ashleigh Barty, que se retiró en marzo, Swiatek, número uno del mundo, es la favorita en el cuadro femenino.

Desde que fue eliminada en la segunda ronda de Dubái en febrero, la polaca no ha perdido ningún partido. Ha ganado títulos en pista dura en Doha, Indian Wells y Miami, y luego en tierra batida en Stuttgart, Roma, Madrid y París.

El jueves se apuntó su 37.º victoria consecutiva y pasó a la tercera ronda de Wimbledon venciendo a la holandesa Lesley Pattinama Kerkhove por 6-4, 4-6 y 6-3.

Publicidad

Pero no lo hizo sin esfuerzo: la 138.ª jugadora de la clasificación, repescada de la fase clasificatoria, le infligió dos roturas en el primer set y otra en el segundo.

“Diría que la hierba es bastante complicada para mí, no voy a mentir”, reconoció después la polaca en rueda de prensa. “Pueden ver que no estoy jugando tal vez tan eficientemente como en otras superficies”, agregó.

“Mi confianza está mejorando en general, pero este torneo es complicado y todavía estoy buscando cómo realizar el mejor juego aquí”, subrayó. (D)