El ciclista eritreo Biniam Girmay abandonó este miércoles en el Giro de Italia, un día después de su histórica victoria en la 10.ª etapa y la herida en el ojo izquierdo producida al descorchar una botella de prosecco (vino espumoso) en el podio, confirmó su equipo Intermarché-Wanty-Gobert Matériaux.

Girmay se convirtió el martes en el primer corredor negro de África en ganar una etapa en una de las tres Grandes Vueltas (Italia, Francia, España). Sin embargo, en el momento de festejar su triunfo en el podio de Jesi, el joven de 22 años sufrió esa lesión ocular por el impacto del corcho de la botella gigante de vino espumoso italiano que estaba abriendo.

Fue atendido en el hospital de Jesi, de manera excelente según el médico del equipo Intermarché, y se unió a la concentración de su formación en Riccione, donde se había organizado una pequeña fiesta en su honor.

El equipo belga optó por esperar hasta la mañana del miércoles para tomar una decisión sobre si debía continuar en el Giro.

Publicidad

En el entorno del equipo se subrayó que la decisión de abandonar la ronda italiana fue tomada por prudencia. Girmay, que el miércoles dejó el hotel de su equipo tras despedirse de sus compañeros, se someterá a nuevas pruebas oftalmológicas.

“Las pruebas han revelado lesiones en el ojo izquierdo, que necesitan una gran precaución y descanso”, precisó el equipo Intermarché.

Su médico Piet Daneels precisó que se detectó “una hemorragia en la cámara anterior del ojo izquierdo de Biniam Girmay”.

“La evolución de su lesión va bien”, añadió. “Con el objetivo de minimizar el riesgo de expansión hemorrágica y de presión intraocular, se recomienda mucho evitar las actividades intensivas. Nuestra prioridad es una recuperación completa de la lesión y es por eso por lo que hemos decidido, de acuerdo con el corredor y la dirección deportiva, que Biniam no se presente en la salida de la undécima etapa”, afirmó.

Publicidad

Estoy feliz por la victoria de ayer (martes), pero un poco triste por lo que pasó en el podio. Cuando volví del hospital todos estaban felices, pero también un poco preocupados. Desafortunadamente no estaré en la salida este miércoles. No puedo continuar el Giro, porque mi ojo necesita un descanso. Estoy deseando que llegue el resto de la temporada. Gracias a todos por todo el apoyo” , dijo en las redes del equipo Intermarché.

En unos meses, Girmay se ha convertido en uno de los nombres importantes del pelotón internacional. Es el primer corredor africano es haber inscrito su nombre en el palmarés de una clásica (Gante-Wevelgem, a finales de marzo).

Fue segundo en la etapa de apertura de este Giro en Hungría, por detrás de Mathieu Van der Poel, y venció a ese corredor neerlandés en un largo esprint en la llegada de la décima etapa, el martes. (D)