“Ser frontal” es algo que distingue a Richard Carapaz, y con la medalla dorada en Juegos Olímpicos el ciclista carchense descargó contra la falta de apoyo en Ecuador para los deportistas y para su crecimiento profesional, especialmente.

“He sido un deportista que ha salido sin el apoyo del país”, dijo la Locomotora en Tokio al portal okdiario, en la apertura de un capítulo más de su reproche a la falta de apoyo dirigencial y económico en el país.

“Nunca han creído en mí, este oro me pertenece, así como a todos los que me apoyaron en su momento. Yo sé que todo el mundo querrá festejar esta medalla, pero es para los que realmente me apoyaron”, señaló Carapaz.

Esa frontalidad es la misma que desde sus inicios ha planteado el ciclista de El Carmelo, en la provincia del Carchi, así lo recuerda Ernesto Almeida, periodista dedicado a la actividad ciclística por dos décadas.

Publicidad

“Richard siempre ha sido directo, muy franco, le gusta hablar de frente. Así como no se guarda nada al momento de competir, tampoco lo hace cuando es de hablar y pedir cosas justas”, refirió Almeida.

“Ha sido un deportista exigente y minucioso, aunque eso también le ha traído problemas”, apuntó el comunicador, quien recordó la sanción recibida y la exclusión de la delegación tricolor de los Juegos Bolivarianos, en Santa Martha, Colombia.

Ese 2017 acusaron a Carapaz, Jhonatan Narváez y Jonathan Caicedo de estar en “estado etílico”, “ahí les cobraron por todo”, dijo Almeida, pero con el despunte de los tres corredores en el UCI WorldTour, y los logros individuales, “han tapado bocas”, indicó.

Carapaz se hizo sentir también a inicios del 2020. “No se sabe nada, si hay presupuesto o no, si vamos a participar o no. Es un evento muy importante y, yo creo, que no se lo toman de tal manera“, se lamentó entonces por la planificación para acudir a Juegos Olímpicos, y en agosto lo hizo por la organización en Ecuador para el Campeonato Mundial de ruta.

También reprochó a la Federación Ecuatoriana de Ciclismo por el calendario para el Campeonato Nacional de ruta. En junio de este año dijo que “lo de Ecuador es una vergüenza”, y pidió un “cambio de mentalidad” a la dirigencia nacional, porque “estamos viviendo los más grande del ciclismo nacional (…) y la gente no es capaz de entender la grandeza que tiene esto”.

Con la medalla dorada, la segunda para Ecuador en una cita olímpica, Carapaz se mostró muy crítico con las entidades deportivas del país.

Publicidad

“Al final nunca han creído en mí, solo ciertas personas y ahora aquí estoy, disfrutando de un sueño que he cumplido, pero hay que seguir dándole oportunidades a los deportistas que realmente lo merecen”, indicó.

El ministro del Deporte, Sebastián Palacios, que acompaña a la delegación ecuatoriana en Japón, respondió a la crítica del medallista y enfatizó en que “¡Las cosas tienen que cambiar!” y señaló que, si antes “no tuvo apoyo, hoy estamos en el ministerio para cambiar las cosas y ser su mejor abasto”.

Al oro, con apoyo ‘rebuscado’

Una vez más, Carapaz venció a las adversidades, “siempre fue un luchador, lo ha venido buscando, batallando y se le da ahora. Son años importantes en su carrera”, comentó Almeida, en referencia a las tres últimas temporadas, en las que el carchense ha subido al podio en el Tour de Francia, Giro de Italia y la Vuelta a España, las tres Grandes del ciclismo mundial, y ahora a la cima del “Olimpo” con la medalla dorada.

En la prueba olímpica, y en la previa, el equipo nacional estuvo en inferioridad, por participantes y por complemento de equipo, así lo expresó el mismo Carapaz, que en la ruta estuvo acompañado por Jhonatan Narváez, su compañero también en Ineos Grenadiers.

“Hemos venido aquí con Jhonatan, hemos tenido que rebuscarnos, nos hemos tenido que buscar un masajista, aprovechamos de la gente de Ineos que estaba aquí, muchos con Inglaterra, con Irlanda. Pedíamos ayuda a la gente para esto y ellos son los que realmente nos han dado la mano cuando lo necesitaba”, indicó. (D)