El Giro de Italia se da un respiro en cuanto a montaña se refiere para afrontar el jueves la última etapa llana y propicia para los esprínteres, la decimoctava, entre Borgo Valsugana y Treviso, de 156 km.

El pronóstico señala hacia un esprint masivo si antes no se anteponen los aventureros en un recorrido cuya primera parte es ligeramente ondulada con el repecho de Escaleras de Primolano. Más tarde, las últimas ondulaciones se encontrarán en la zona del vino Prosecco, entre Valdobbiadene y Refrontolo, en las proximidades del Muro Di Ca’Del Poggio.

Ya en la llanura de Treviso el pelotón entrará en un circuito final llano, sin dificultad alguna, antes del presumible esprint final.

La salida está prevista para las 6:52 horas (de Ecuador) y la llegada a las 10:14.

El ecuatoriano Richard Carapaz, del equipo Ineos, saldrá a defender un día más la maglia rosa de líder, con 3 segundos de ventaja sobre el australiano Jai Hindley (Bora Hansgrohe) y 1:05 minutos respecto al español Mikel Landa (Bahrain). (D)