La prefectura de Osaka, ubicada al sur de Japón, pedirá este martes al Gobierno central que imponga un nuevo estado de emergencia debido al gran incremento de los contagios de covid-19, informaron las autoridades locales.

“Creo que es el momento de tomar medidas enérgicas durante un corto periodo de tiempo”, dijo Hirofumi Yoshimura, el gobernador de Osaka, a los periodistas.

“El flujo de personas y el ritmo acelerado de las variantes están provocando olas” de contagios, advirtió Yoshimura, que pidió el cierre de centros comerciales, parques de atracciones y grandes tiendas.

Yoshimura también instó a la gente a pasar al teletrabajo. De lo contrario “no podremos frenar el flujo de personas” contagiadas, dijo.

Publicidad

Actualmente Osaka impone el cierre de restaurantes y bares a las 20:00.

Yoshimura anunció que le pidió al ministro que supervisa la respuesta al coronavirus, Yasutoshi Nishimura, que aplique un nuevo estado de emergencia ya que las medidas tomadas hasta ahora “no son suficientes”.

La solicitud formal de Osaka será tramitada durante la tarde y muy posiblemente aprobada al anochecer de este martes.

Osaka es la segunda prefectura más poblada de Japón, con más de ocho millones de habitantes.

Se espera que Tokio y otras áreas también adopten medidas con la esperanza de evitar la crisis que enfrenta el sistema de salud de Osaka, donde se agotaron las camas para pacientes con coronavirus en estado grave.

En abril, Osaka prohibió el relevo de la antorcha olímpica por las calles y organizó una ceremonia en un parque sin espectadores.

Publicidad

El fuerte incremento de los contagios se produce a poco más de tres meses del inicio de los Juegos Olímpicos de Tokio, aplazados el año pasado debido a la pandemia.

Japón decretó un estado de emergencia sanitario por el coronavirus a principios de enero y lo levantó el 1 de marzo en Osaka y tres semanas después en Tokio.

Sin embargo, las nuevas variantes del virus dispararon las infecciones y el plan de vacunación avanza lentamente.

Hasta ahora Japón aprobó solamente la vacuna Pfizer, que por el momento destina a médicos, trabajadores sanitarios y ancianos.

Solo el 25% de los 4,8 millones de trabajadores de la salud y un poco más de 13.000 ancianos han recibido la primera dosis de la vacuna.

El Gobierno de Japón afirma que tendrá suficientes dosis de vacunas en septiembre para inmunizar a todos los mayores de 16 años en este país de 125 millones de habitantes. (D)