A doce años de su última final internacional, el entorno de Liga de Quito vuelve a ilusionarse con un título, el que disputarán por Copa Sudamericana este sábado ante el brasileño Fortaleza.

Los albos arribaron el miércoles a Maldonado (Uruguay), sede de la final única, y antes del trabajo de esta jornada el plantel dejó sus impresiones por lo que será el trascendental choque, “un partido durísimo”, adelantó el volante Alexander Alvarado.

‘Dona tu camiseta’: la curiosa campaña de Fortaleza para ser ‘mayoría’ en la final de Copa Sudamericana ante Liga de Quito

“Sabemos la calidad de jugadores que tiene el rival, y será más duro porque es la final, pero somos conscientes de lo que tenemos nosotros y ojalá podamos conseguir esa quinta estrella para el mundo Liga”, dijo el volante fluminense.

Publicidad

Alvarado destacó que entre las fortalezas de los albos está el “no regalar la pelota”, lo que apuntó como “lo más importante para tratar de abrir espacios” en el juego.

“Será un partido cerrado, pero estamos conscientes de lo que nos estamos jugando y que podemos conseguir el objetivo”, indicó.

“Hemos analizado el rival. Nuestro cuerpo técnico trabaja al máximo para planificar ese partido, estudiamos al rival y eso nos deja ver más de cerca lo que podemos enfrentar”, concluyó.

Publicidad

Los albos trabajan este jueves su lugar de alojamiento y para el viernes tienen previsto pisar el campo del estadio Domingo Burgueño Miguel, escenario de la final el sábado, a las 15:00 de Ecuador. (D)