¿Se salieron del libreto o son fanáticos de Emelec? Piero Hincapié y Gonzalo Plata, compañeros en la selección ecuatoriana de fútbol, asistieron el martes al estadio George Capwell para seguir el encuentro de Copa Libertadores que los azules disputaron con Atlético Mineiro, de Brasil.

El defensa del Bayer Leverkusen y el aún mediocampista del Real Valladolid fueron captados con teléfonos de aficionados del Bombillo. Cada uno en un palco diferente del Capwell.

Los ‘legionarios’ se encuentran en el país disfrutando de sus vacaciones, por ahora en Guayaquil.

Videos que circulan en la red social Twitter muestran que Plata e Hincapié vibraron con el partido que jugó Emelec en su cancha contra el Mineiro de Hulk, sobre todo cuando Sebastián Rodríguez anotó de penal el gol del empate para los azules.

Publicidad

Ubicado dos graderíos arriba en la zona de palcos, el zaguero central del Leverkusen celebró la conquista del uruguayo Rodríguez visiblemente contagiado con los cánticos y la euforia de la hinchada azul, señalando al extremo del Valladolid.

Momento intenso de Hincapié que se ha viralizado en Twitter y lo convirtió en tendencia en Ecuador.

Sobre el zaguero esmeraldeño, el lunes la prensa italiana publicó que ha sido incluido en una lista de supuestos perfiles en los que piensa el AC Milan para engrosar el bloque defensivo la temporada venidera.

Según información que desarrolla el periodista italiano de Sky Sport y experto en mercado de fichajes, Gianluca Di Marzio, el campeón de la serie A de Italia se ha fijado con entereza en el senegalés del Paris SG Abdou Diallo para reforzar el aparato defensivo y como opciones secundarias coloca a Hincapié, que acaba de cumplir su primera campaña con el Bayer Leverkusen, y el marroquí Hakim Ziyech, actualmente jugador del Chelsea.

Plata, por su parte, este jueves 30 de junio cumple su cesión en el Real Valladolid y tendrá que presentarse a la pretemporada del Sporting CP si así lo dispone el elenco lisboeta. El mediocentro ecuatoriano claramente le interesa al Valladolid, por cuanto el director deportivo lleva negociando semanas con el club dueño de sus derechos, esperando que rebaje sus pretensiones económicas y confiando en la buena predisposición del jugador en España. (D)