Publicidad

Pep Guardiola inicia la escalada hacia el título de la Champions League al mando del Manchester City

El miércoles en la ida de octavos de final el City se mide con el Borussia Mönchengladbach.

El técnico Pep Guardiola (d) dialoga con una de sus estrellas Raheem Sterling. Foto: EFE

Lanzado hacia un tercer título de campeón de Inglaterra en cinco años con el Manchester City, Pep Guardiola vuelve a una Liga de Campeones donde sus repetidos fiascos ensombrecen su reputación de entrenador de éxito, el miércoles en la ida de octavos de final contra el Borussia Mönchengladbach.

Reubicado en Budapest por las restricciones de entrada en Alemania para luchar contra la propagación de nuevas variantes del covid-19, este partido parece casi un aperitivo para el gigante inglés.

Sus 10 puntos de ventaja en la Premier League, su fase de grupos casi perfecta con 16 puntos de 18 posibles, 13 goles marcados y uno solo encajado, colocan al City como uno de los favoritos de la competición.

Una posición que no ha sonreído especialmente a Guardiola, quien desde los dos títulos conquistados con el FC Barcelona (2009, 2011), ha sufrido regularmente, con Bayern Munich o City, duros fracasos, con polémicas decisiones estratégicas como en la eliminación en cuartos de final frente al Lyon en la pasada edición (3-1).

Pero el músculo exhibido este año por su equipo, que lleva 18 victorias consecutivas contando todas las competiciones, hace pensar que quizá ha encontrado la fórmula y que no tiene ninguna necesidad de cambiarla.

Vivo todavía en cuatro competiciones y enfrentado a un calendario infernal, el técnico español podría guardar alguna sorpresa en el once titular contra los alemanes, que no alcanzaban estas alturas de la máxima competición continental desde sus gloriosas noches de finales de los años 1970.

“Ahora, con un partido cada tres días y viajes, voy a tener que hacer rotaciones en el equipo. Es imposible seguir este ritmo”, reconoció Guardiola tras la victoria en campo del Arsenal por 1-0 el domingo.

Pero su plantilla parece más rica y coherente que en los años anteriores, con dos o tres jugadores por puesto, lo que aumenta su paleta de opciones.

Algunos afirman que el City de la temporada 2020-2021 es menos brillante que el equipo campeón de Inglaterra en 2018 y 2019, poniendo como ejemplo el triunfo sobre los Gunners donde en el último cuarto de hora se dedicó más a gestionar el resultado que a buscar el definitivo 2-0. (D)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?