El defensa neerlandés Virgil Van Dijk, de cabeza en un saque de esquina cuando todo el mundo pensaba ya en la tanda de penales, decidió la final de la Copa de la Liga de Inglaterra en el minuto 118. El actual líder de la Premier League derrotó al Chelsea por 1-0 al Chelsea, en Wembley, y conquistó así su primer trofeo para el club rojo desde 2022.

El Chelsea, apenas undécimo en la clasificación de la Premier League, dejó escapar una de las dos oportunidades para salvar la campaña con un título. Tendrá que concentrar ahora sus esperanzas en la Copa de Inglaterra, donde en la nueva semana se disputarán los octavos de final. También el ecuatoriano Moisés Caicedo, volante de los Blues y fichaje más caro de la historia del balompié británico ($146 millones), se fue con las manos vacías porque esperaba conseguir el primer trofeo de su breve carrera.

Así vieron las agencias internacionales de noticias y los diarios de Inglaterra, en sus ediciones digitales, el desempeño de Caicedo en la final perdida por el Chelsea ante Liverpool, sobre la hora.

Publicidad

The Sun: “Moisés Caicedo fue culpable de una horrible acción contra Ryan Gravenberch, que lo dejó retorciéndose en la línea de banda, pero el árbitro Chris Kavanagh, consistentemente uno de los peores árbitros de la Premier League, falló y su asistente en el VAR, John Brooks no consideró (a Caicedo) digno de una tarjeta roja directa. Gravenberch fue reemplazado”.

The Guardian: Fue entretenido, repleto de incidentes. Por primera vez en la competición de esta temporada, se utilizó la tecnología VAR y Moisés Caicedo tuvo la suerte de no ser recomendado (para expulsión) después de que pisoteó a Ryan Gravenberch a las mitad del medio tiempo reglamentario, lo que provocó que el tobillo del mediocampista del Liverpool girara horriblemente. Gravenberch se fue en camilla”.

The Daily Telegraph: “Hubo aún más enojo cuando Moisés Caicedo quedó impune por un desagradable golpe a Ryan Gravenberch y el mediocampista se fue en camilla con una lesión en el tobillo. John Brooks, árbitro del VAR, lo consideró un juego sucio más imprudente que grave y agregó a Gravenberch a la lista terriblemente larga (de lesionados) del Liverpool”.

Publicidad

Daily Mirror: “Para una final importante Liverpool incluyó a tantos jóvenes en el banquillo, por los que estuvieron ausentes (por lesiones). Otro que pronto se uniría a la lista de heridos fue Ryan Gravenberch, sacado en camilla luego de un temible golpe de Moisés Caicedo, y con tantos jugadores clave inactivos era obvio que el juego de Liverpool iba a ser más una cuestión de deseo que de fútbol delicado”.

Daily Express: “Jürgen Klopp se puso furioso en la línea de banda cuando se vio obligado a realizar un cambio muy temprano porque Moisés Caicedo entró con fuerza sobre Ryan Gravenberch en el minuto 25, y el centrocampista holandés abandonó el campo en camilla. Chelsea sabía que si todos (en Liverpool) hubieran estado en forma y disponibles habrían los perdedores; después de todo, fueron derrotados por un Liverpool mucho más fuerte en Anfield hace solo tres semanas y media”.

Publicidad

EFE: Chris Kavanagh, uno de los más respetados colegiados de Inglaterra, no vio una tarjeta roja directa a Moisés Caicedo por destrozar el tobillo de Ryan Gravenberch. El holandés se fue en camilla y Kavanagh ni revisó la jugada en el VAR ni sacó amarilla. Jürgen Klopp, con doce jugadores en la enfermería, estalló en la banda, no dando crédito a lo que acababa de pasar. Una expulsión perdonada a Moisés Caicedo”. (D)