El Liverpool se mantiene en la pelea por la Premier League después de haber ganado con muchas dificultades este martes al Aston Villa por 2-1, en partido aplazado de la 33ª jornada del campeonato inglés.

Con este resultado, el Liverpool empata a 86 puntos con el Manchester City, que el miércoles podría recuperar la cabeza en solitario si gana al Wolverhampton.

Los Citizens se mantienen en cabeza por una mejor diferencia de goles (+68 por +65), con un partido menos.

“Seguimos a la caza como locos”, explicó tras el partido el técnico del Liverpool Jürgen Klopp. “solo sabemos que tenemos que ganar, que nada cambia y ahora a recuperar para jugar la final de la FA Cup. No hay piedad”, añadió el germano.

Publicidad

Hubiese sido curioso que el Liverpool hubiese sido apartado de la carrera por el título por dos antiguas estrellas en Anfield, el entrenador Steven Gerrard, que nunca pudo ganar la Premier League en toda su etapa como jugador Red, y el brasileño Philippe Coutinho.

El brasileño Douglas Luiz adelantó a los Villanos nada más iniciarse el encuentro (3), aprovechando un rechace de su compatriota Alisson Becker a un cabezazo del propio jugador del Aston Villa.

En una jugada en la que la defensa del equipo de Birmingham no acertó a rechazar un saque de falta que Trent Alexander Arnold colgó al corazón del área, el camerunés Joel Matip empató el encuentro para los Reds (6).

El equipo de Jürgen Klopp necesitó esperar a la segunda parte para decantar el encuentro a su favor, con un centro del colombiano Luis Díaz que el senegalés Sadio Mané cabeceó pegado al palo, lejos del alcance del arquero argentino Damián Martínez (65).

Publicidad

Es el 12º gol de Sané desde febrero, coincidiendo con la llegada a Anfield de Luis Días, que lejos de amenazar el puesto como titular del delantero africano, le ha permitido descubrirse como ‘falso 9′.

Alisson compensó su error en el gol local evitando el empate en la segunda parte con una gran parada ante Danny Ings (69).

Si la victoria fue la nota positiva para el Liverpool, la negativa fue la lesión del brasileño Fabinho, que tuvo que retirarse a la media hora de juego, sustituido por Jordan Henderson.

El mediocentro de la Seleçao se retiró de la cancha llevándose la mano a la parte trasera de su muslo, en un claro signo de problema muscular.

Publicidad

“Se notó algo en el muslo, pero no demasiado. Él es bastante positivo, pero no estoy seguro para ser honestos”, admitió Klopp sobre la posible lesión de Fabinho.

Lo alarmante para los Reds es que ya quedan menos de tres semanas para la final de la Liga de Campeones contra el Real Madrid (28 de mayo en París) y el centrocampista brasileño es básico en los esquemas de Klopp, cuyo equipo sueña con conquistar los cuatro títulos en disputa esta temporada, algo que no ha logrado nunca un equipo inglés. (D)