El brasileño Atlético Goianiense logró rescatar este martes un empate 1-1 ante Liga de Quito en la sexta jornada del Grupo F de la Copa Sudamericana, con lo que avanza a los octavos de final del certamen.

Los albos abrieron el marcador en el estadio Rodrigo Paz Delgado en el minuto 29, con un tanto de Michael Hoyos. El mediocampista argentino recibió la asistencia de Alexander Alvarado y con un potente disparo con la derecha clavó la pelota en la esquina del arco defendido por Ronaldo de Oliveira. El 1-0 puso a soñar a los ecuatorianos.

Cuando los respiraban aliviados y bajaron la guardia, apareció Gabriel Baralhas y con un cabezazo en el 65 y puso el 1-1 del duelo, cambiando el destino de los universitarios.

Un tiro de esquina dio origen al tanto de los dragones brasileños, que regresaron de las duchas dispuestos a defender su primer lugar en la llave. Jorginho lanzó el centro al área que fue recogido por Baralhas, que casi de espaldas al arco remató con la cabeza.

Publicidad

Segundos antes, el guardameta Gonzalo Falcón había salvado a Liga de un disparo a quemarropa de Jefferson, pero no pudo contener el ataque de Baralhas que ingresó apenas inició el segundo tiempo en lugar de Ramón.

Con este triunfo, Goianiense sumó 13 puntos y camina hacia la próxima ronda, donde medirá fuerzas con uno de los equipos que quede tercero en la Copa Libertadores. Liga quedó segunda con 11 puntos y fuera del certamen.

La serie se completaba con el chileno Deportes Antofagasta, que en la última fecha venció 2-0 al argentino Defensa y Justicia.

Liga de Quito no pudo quitarse la espina que le dejó la goleada 4-0 que le propinó Goianiense en el partido de ida de la fase de grupos.

Publicidad

La desesperación de los albos tras la anotación de los dragones les hizo perder el orden y la calidad de ataque que habían demostrado en el primer tiempo.

En la primera parte del duelo fueron los amos de su propia cancha. De la mano de Nilson Angulo, Liga sobresalió por la banda derecha, imponiéndose a un rival que se dedicó a achicar los espacios para contener el avance ecuatoriano.

Sin embargo, la confianza le jugó en contra a Liga que se relajó en la segunda mitad del partido.

Al regreso del descanso, Atlético Goianiense mostró los dientes. En el 46 un remate fallado por Airton era el anuncio de la tormenta. La pelota, en esa ocasión, se escapó por la parte alta del arco.

Publicidad

En el minuto 60, Diego Churín, que había ingresado en el 38 por Leonardo dos Santos, volvió a poner los pelos de punta del arquero albo.

Liga insistió hasta el final en sus intenciones de rescatar el triunfo. Tomás Molina, su delantero estrella, poco pudo hacer. Su remate con la derecha en el minuto 84 fue una de las últimas patadas de ahogado que dio el cuadro ecuatoriano, que se despidió de la Copa Sudamericana ofreciendo un buen espectáculo en casa aunque con un resultado amargo. (D)