Inter Miami tiene que trabajar duro en este próximo mes para no resentirse de la salida de los jugadores citados con sus selecciones durante la última quincena de junio y la primera de julio, en especial la de Leo Messi, quien ya se encuentra con la concentración de Argentina.

Con la incógnita de si Luis Suárez también se sumará a su selección, el Tata Martino debe trabajar todas las variantes posibles de cara a cualquier tipo de escenario que finalmente acontezca. La prioridad del equipo en este momento es sostener la ventaja que tienen en su conferencia, esperando el regreso de Leo y compañía, sanos y salvos.

En esta semana previa al partido de Inter Miami ante Philadelphia Union, el cuerpo técnico tendrá que ver ya no solo de qué forma restablece la línea de ataque, sino también si van a continuar jugando con esa formación de 4-3-3 coronada con un tridente ofensivo que es la piedra angular del proyecto.

Publicidad

La segunda línea, a escena

Con gran probabilidad, los tres titulares del frente de ataque (Rojas, Messi y Suárez) se ausentarán durante el tiempo que sea necesario en función de los resultados de sus selecciones, lo que quiere decir que el Tata pierde a toda su delantera titular y a los dos máximos goleadores de la MLS.

Nombres propios como Leonardo Campana o Taylor deberán sumarse a los indispensables Jordi Alba y Sergio Busquets, con el afán de hacer menos notable la ausencia de dos de las grandes estrellas del proyecto que, con total seguridad, están llamadas a ser decisivas en la segunda mitad del año. (D)