Como un caso aislado y cada vez más lejano en el tiempo puede ser considerada la clasificación de Bolivia al Mundial de Estados Unidos 1994, el penúltimo del siglo XX (también jugaron en Uruguay 1930 y Brasil 1950, pero sin competir en ninguna eliminatoria). La irrepetible y brillante generación que lideraba Marco Antonio Diablo Etcheverry, bien secundado por Erwin Platiní Sánchez, Milton Melgar, Ramiro Chocolatín Castillo, Julio César Baldivieso, William Ramallo, Marco Antonio Sandy, entre otros, y dirigida por Xabier Azkargorta no tiene paragón con lo que vino luego.

Bolivia no da batalla y solo vegeta en las eliminatorias de Conmebol en todo lo que va del nuevo milenio. Recibe palizas de local y como visitante, en los 3.600 metros de altura de La Paz ya no mete miedo, y ha comenzado este proceso con dos goleadas consecutivas y está en el fondo de la tabla. No tiene buenos jugadores (su capitán y ‘estrella’ tiene 36 años es Marcelo Martins Moreno, quien no da pie con bola en su combinado nacional ni en su club, Independiente del Valle).

Y como ocurre casi siempre, antes del arranque de un premundial, hay denuncias de corrupción en la Federación de ese país, hechas por los mismos directivos o por exdirigentes. Tras las palizas recibidas de Brasil (5-1) y Argentina (3-0), está última en el estadio Hernando Siles, con la ausencia de Lionel Messi, hoy es vías de ser despedido está otro técnico que no puede conseguir resultados con el pobre material humano que tiene el balompié boliviano. Se trata del argentino Gustavo Costas, quien ganó el campeonato nacional 2012 con Barcelona SC.

Publicidad

‘Una vergüenza’

Costas fue duro con sus pupilos en la rueda de prensa. “Hay que pedirle perdón a la gente, porque perder así te tiene que dar vergüenza. No se puede perder así. De todo lo que habíamos planificado no hicimos nada. Nos temblaban las piernas, no pudimos dar un pase. No podemos defraudar a la gente así. Parecía que nosotros sufríamos la altura, no ellos (el equipo Albiceleste)”, dijo enojado el entrenador de Bolivia.

Pero quedar fuera de combate pronto en las eliminatorias, ser penúltimo o último al final de estas, y haberse convertido en una selección a la que nadie respeta, a la que todos la tienen en sus cálculos con un rival fácilmente ganable no es nuevo para Bolivia y su escuadra nacional.

Sin contar la que está en marcha, en la que ha empezado de manera desastrosa y ya se pronostica que no habrá mejoría ni opciones de clasificar, en las cinco eliminatorias previas, todas en el siglo XXI, el conjunto verde ha estado casi de relleno en el certamen premundialista de la región de Conmebol.

Publicidad

Japón-Corea del Sur 2002

Por ejemplo, rumbo a Japón-Corea del Sur en la cuarta fecha era colista y nunca estuvo más arriba del séptimo lugar, entre diez representativos. Y ahí, en ese casillero, acabó su participación. De 18 partidos Bolivia apenas ganó cuatro y en tierra paceña Ecuador les pasó por encima con un destructivo marcador de 5-1.

Hacia 2006, otro fiasco

Camino hacia Alemania 2006 en catorce de 18 jornadas la selección de Bolivia estuvo en el sótano de la tabla de posiciones. Cerró como el peor de todos, en décimo lugar, otra vez con cuatro partidos ganados. Ecuador sometió 2-1 a los verdes cuando los visitó.

Publicidad

Papá Ecuador

En la eliminatoria para la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010 Bolivia nunca pasó del octavo puesto y terminó el torneo como penúltimo. Como se le hizo costumbre solo pudo vencer en cuatro de sus 18 presentaciones. En el Hernando Siles la Tricolor volvió a abusar de su cliente al imponerse 3-1.

Solo dos ganados

Sexto fue, momentáneamente, el mejor lugar de Bolivia en el proceso clasificatorio al Mundial 2014, en el que no participó Brasil, país organizador. Al concluir las eliminatorias los bolivianos fueron novenos y con esta triste estadística parcial; dos juegos ganados en 16 jornadas. Aquella vez en La Paz fue empate 1-1 con Ecuador.

Local débil

Para las eliminatorias de Conmebol a Rusia 2018 varias cifras de Bolivia se repitieron, respecto a presentaciones previas. Esa selección fue penúltima en la tabla y de 18 compromisos apenas venció en cuatro. En su casa no pudo con Ecuador, que sumó gracias a un 2-2.

El último fracaso

Rumbo a Qatar 2022 Bolivia tuvo una nueva actuación miserable. Penúltimo. Otra vez cuatro ganados y once duelos perdidos en 18 jornadas. Y con Ecuador volvió a ser pan de entrega porque la Tri doblegó 3-2 a los del Altiplano en su propio escenario. Los 3.600 metros de La Paz no surtieron efecto.

Publicidad

En el premundial en marcha Ecuador visitará a Bolivia, en la tercera fecha, con la intención de sumar sus primeros puntos luego de pagar los tres que debía tras la sanción del TAS por el caso Byron Castillo. (D)