Los jugadores de la NBA han recibido los protocolos provisionales de salud y seguridad Covid-19, que no son nada benevolentes con aquellos que están sin vacunar.

La información enviada por la NBA a los 30 equipos detalla que los jugadores que todavía no se ha vacunado contra la Covid-19 serán sometidos a pruebas con mucha más frecuencia y tendrán que cumplir más restricciones que el resto.

Entre las reglas se incluye que no podrán comer con compañeros de equipo o personal ya vacunado y que deben permanecer con mascarillas y al menos dos metros de distancia del resto de los asistentes, en cualquier reunión de equipo.

Además, los jugadores no vacunados “deberán permanecer en su residencia cuando jueguen como locales” y no podrán salir del recinto del hotel en el que se alojen cuando estén de viaje.

Publicidad

En ambos casos, existen algunas excepciones, como ir a comprar comestibles o llevar a los niños a la escuela.

A los jugadores no vacunados tampoco se les permitirá visitar “entornos de mayor riesgo”, señala la NBA en su nuevas reglas, como pueden ser restaurantes, bares, clubes, lugares de entretenimiento o grandes reuniones en interiores.

A su vez, los jugadores de la NBA que se pierdan partidos por incumplir normativas locales contra la covid-19 dejarán de percibir el sueldo correspondiente a esos juegos.

Esta decisión implica, por ejemplo, que jugadores sin vacunar de equipos de ciudades como San Francisco o Nueva York, donde se exige la inmunización completa para eventos bajo techo, corren el riesgo de ver reducido su salario anual a la mitad, como mínimo.

“Cualquier jugador que elija no cumplir con los mandatos locales de vacunación no recibirá el pago de los partidos que se pierda”, dijo el portavoz de la NBA Mike Bass en una declaración a periodistas.

El aviso de la NBA se produce en medio de tensiones entre la liga y una minoría de jugadores que se han negado por el momento a vacunarse contra el coronavirus, que se estima es el 10% del total de basquetbolistas. (D).