El jueves pasado, tras la resolución del Consejo de Presidentes y de las Asociaciones miembros de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), se hizo el anuncio oficial de que en el estadio Monumental Banco Pichincha, propiedad de Barcelona SC, se jugará la final de la Copa Libertadores del 2022.

“Orgullo Monumental”, destacó el club canario en su cuenta de Twitter, y el vicepresidente deportivo de Barcelona, Aquiles Álvarez, comentó: “Qué belleza. Viva Barcelona. Histórico. Qué honor”.

A los canarios, que ya jugaron finales por el torneo de clubes más importante del continente en su escenario, en 1990 y 1998 sin poder coronarse, los alegró la designación de Conmebol. Fabián Bustos, entrenador del campeón, se unió a las declaraciones de satisfacción, en las que mezcló sueños futboleros pero también cautela y prioridades.

Este viernes, en rueda de prensa virtual, habló de la final de Libertadores en el inmueble de los amarillos. “Es una bendición para esta ciudad, ojalá sea un gran evento. Es lindo y motivante que Guayaquil y Ecuador tengan el privilegio de que la final de la Libertadores sea en el estadio Monumental. Para nosotros será un anhelo poder jugarla (en el 2022), pero para eso hay un largo trecho que tenemos que transitar. Hoy pensamos en LigaPro”, dijo el estratega del campeón vigente.

Publicidad

Bustos hizo comentarios de otra Libertadores de América, la del 2021, en la que Barcelona es líder del Grupo C con 9 unidades, seguido de Santos (6), Boca Juniors (6) —su próximo rival en Buenos Aires— y The Strongest (3), que le quitó el invicto en La Paz al vencer 2-0.

De esa derrota el argentino dijo: “Hay un análisis de lo que hicimos. Correcciones y análisis de  lo que estamos disputando y los objetivos que tenemos. Los futbolistas saben que nos estamos jugando un montón de cosas importantes en dos torneos a la vez y sin poner excusas”.

Carlos Alfaro Moreno, presidente torero que no pudo jugar la final de la Copa con Barcelona en 1998 porque en agosto de 1997 fue transferido al América de México, también dio su punto de vista respecto a lo que ocurrirá en el 2022.

“Trabajaremos con mucho entusiasmo para tratar de protagonizar esa final, pero también queremos jugarla este año. Con humildad, trabajo, estamos tratando de solucionar nuestros problemas administrativos. Es una motivación extra que se juegue en casa. Nuestro estadio  ha sido considerado con las mejores calificaciones, todavía puede ser modernizado. (Estamos) con el pecho inflado, pero con los pies sobre la tierra”, dijo.

Añadió el exdelantero que ante la responsabilidad de albergar la final de la Libertadores se harán varias adecuaciones: “Tenemos que ser direccionados por la Federación Ecuatoriana de Fútbol y por Conmebol, sobre todo en temas de seguridad para el espectáculo. Tenemos el tiempo suficiente, más de un año, no solo para tener una joya como estadio, sino también para dejar un legado; esa es un poco la idea”.

Alfaro Moreno informó que antes de conocer la designación para el Monumental ya se trabajaba en varias renovaciones. “Ya habíamos previsto y coordinado la instalación del riego eléctrico de la cancha; tenemos que seguir mejorándolo. Lo haremos en la para por la Copa América (entre junio y julio), y seguramente lo coordinaremos con la gente del Municipio (de Guayaquil) para seguir pensando en mejorías”. (D)