Insólito, por partida doble. Tras la salvaje entrada con que Igor Vinícius fracturó a Joao Rojas -pierna del jugador de Barcelona SC parecía de plastilina, se movía como soga cuando fue golpeada por el lateral del Sao Paulo-, el árbitro peruano Kevin Ortega no revisó en el VAR las imágenes de la violenta acción que tal vez terminó con la temporada del ecuatoriano, quien este viernes 17 de mayo fue operado.

Es más, los colegas del juez central que lo asistieron desde la cabina del VAR tampoco lo alertaron de la desmesurada fuerza, en una arremetida por detrás, empleada por Igor Vinícius para frenar a Rojas cuando ya pisaba el área paulista. Rojas ni siquiera pudo esquivarlo porque ni lo vio venir.

Con el orense retorciéndose de dolor en el piso, Ortega amonestó con tarjeta amarilla al agresor, quien se acercó para darle la mano a Rojas, pero este lo alejó, molesto, empujándole la cabeza.

Publicidad

Una vergüenza

Lo peor, lo más bochornoso, vino después de que miembros del cuerpo médico atendieron a Rojas, quien lloraba porque intuía que la lesión era grave, además de dolorosa: ¡no hubo una camilla en el estadio Morumbí para retirar a Rojas! El barcelonista tuvo que ser sacado por el defensa argentino Alan Javier Franco, quien lo cargó. Aunque el gesto fue solidario, se corrió el riesgo de lastimar más al canario porque el traslado no lo hizo un especialista.

Sao Paulo 0, Barcelona SC 0 se jugó por la fase de grupos de la Copa Libertadores, siendo este el torneo de clubes más importante de la Conmebol. Si en el estadio Morumbí, sede de varias finales del certamen, había camilleros o ambulancia, ninguno de los dos servicios médicos socorrió a Rojas.

El tricolor no se pudo poner en pie porque luego del brutal golpe de Igor Vinícius le fue imposible hacerlo. “A partir de entonces Joao Rojas ya no pudo poner el pie en la tierra. Tanto es así que fue sacado del terreno de juego por el defensa del Sao Paulo Alan Franco”, dice una nota de Gazeta Esportiva titulada “En puja con Igor Vinícius, jugador del Barcelona sufre fractura y será operado”. No hubo tal puja, fue un ataque alevoso.

Publicidad

De la decisión que tomó Alan Franco en la transmisión de ESPN, el comentarista dijo: “No sé si está apurado para que (Rojas) se vaya enseguida o por solidaridad”. Pero Franco se quedó varios segundos consolando a Rojas tras depositarlo fuera de la línea de cal para que alguien del cuerpo técnico lo revisara. “No, fue por lo segundo” (por solidaridad”, aclararon de inmediato los periodistas de la cadena internacional. Rojas sufrió fractura del peroné de la pierna derecha. (D)